El pacto voló por los aires con el menos indicado

06.07.2019 17:44 de Diego Fuentes Twitter:    Vedi letture
© foto de Matteo Gribaudi/Image Sport
El pacto voló por los aires con el menos indicado

Hasta hace no mucho tiempo, Atlético y Real Madrid mantenían un incomprensible 'pacto de no agresión' en materia de trasvase de futbolistas de una zona a otra de Madrid. En un intento por mantener unas sanas relaciones institucionales entre ambas entidades, el Madrid se desinteresó en jugadores que en su día podrían haber aportado una gran dosis de calidad extra al equipo, como Agüero o Falcao. En 2017 el conjunto que preside Florentino Pérez decidió abrir la caja de los truenos y cerrar la incorporación de Theo Hernández, un lateral izquierdo que llegaba con la etiqueta de joven promesa dispuesta a apretar las tuercas a un Marcelo propenso a dormirse en los laureles. Sin embargo, su contratación no hizo más que garantizar una titularidad asidua para el carioca por falta de un aguerrido competidor.

Después de un año de luces y sombras como cedido en la Real Sociedad y a falta de oficialidad entre los clubes, el Real Madrid ha decidido que el carrilero engrose el capítulo de ventas con su traspaso al Milan por alrededor de 20 millones de euros. Los blancos no recuperarán lo invertido en el francés, pues en su día se abonaron 24 millones de euros según datos del portal Transfermarkt. Una venta a título definitivo que al menos libra de un quebradero más a los merengues en su intento por aligerar la plantilla, pero que deja palpable la hilarante apuesta por el jugador menos idóneo de todos los que han sido vinculados con el norte de Madrid desde la zona rojiblanca de la capital. Mientras, el Atlético podrá disfrutar de un futbolista útil, hecho y con poso como es Marcos Llorente. Y todo gracias a un pacto invisible.