James sigue demostrando que su problema en el Real Madrid era Zidane

Nueva exhibición del colombiano contra el Brighton
03.10.2020 18:40 de Diego Fuentes Twitter:    Ver lecturas
James sigue demostrando que su problema en el Real Madrid era Zidane

James Rodríguez vive en una nube de algodón. El cafetero cambió el eterno diluvio deportivo en que se había convertido su estancia en Madrid, tratado como un jugador de quinta categoría, por el arcoiris de Liverpool. La tormenta amainó desde el punto y hora en que el de Cúcuta se fue al regazo de su padre futbolístico Carlo Ancelotti, y a partir de su cuestionado aterrizaje en la ciudad de The Beatles se metió a su nueva afición en la buchaca desde el primer partido. Cuatro jornadas después, los 'toffees' son líderes provisionales de la Premier con pleno. La última víctima, el Brighton, que también ha salido vapuleado de Goodison Park (4-2) con el nombre propio de James, que ha anotado dos dianas y ha dado otra. Ya son tres goles y dos asistencias en el campeonato liguero y otro pase clave más en EFL Cup, donde también se deshicieron sin apuros del West Ham (4-1). A la vuelta del parón llegará la primera gran prueba de fuego: derbi de alturas contra el Liverpool, o lo que es lo mismo, oportunidad para derrocar el dominio absoluto en la ciudad del hegemónico campeón y para demostrar que este arranque no ha sido casual. 

Una adaptación exprés

Aunque parezca que el hijo pródigo de 'Carletto' no puede pedir más, le va tan bien en su nueva aventura que también ha sido nominado a mejor jugador del mes de septiembre en la liga inglesa. Lo tendrá difícil por la dura competencia de su compañero Calvert-Lewin y los Vardy, Lamptey, Bamford, Castagne, Mané y Kane, pero no cabe duda de que el nombramiento refrenda que sigue siendo un futbolista de primer nivel y que su único problema en Madrid se llamaba Zinedine Zidane, que sigue obstinado con todo producto francés y ahora quiere a Aouar cuando tenía a un diamante en bruto. Por no hablar de que su contratación podría frenar la progresión de Odegaard.