Morata tiene una cita con la historia. Cuentas pendientes a resolver con la Copa de Europa

 de Pipe Olcina Twitter:   artículo leído 958 veces
© foto de Insidefoto/Image Sport
Morata tiene una cita con la historia. Cuentas pendientes a resolver con la Copa de Europa

Porteros que no paran, mediapuntas que ejercen de mediocentros, laterales que pasan más tiempo en el área rival que en el campo propio, delanteros que viven del pase o alineaciones sin jugadores que individualmente tengan capacidad de recuperar el balón” así definía Guillermo Valverde, periodista para Marcador Internacional, por aquel entonces al Real Madrid. Era 13 abril y se adentraba la medianoche, segundo año de Ancelotti y el Madrid eliminado a un paso de la final. El sueño de Berlín se esfumaba y todo por un gol de Álvaro Morata. El más madridista había matado los sueños de su afición. Él mismo lo confesó hace poco: "Cuando salió el sorteo, se me revolvió tripa. No quería al Madrid".

Bale erró, Chicharito lo intentó y Cristiano no apareció y entonces ahí quedó la cosa. Sin nada en el banquillo, con todo sobre el verde y a falta de ideas, también falló el corazón. Casillas aún haciendo un partido notable, sentó las bases de su tumba desperdiciando la última jugada de ataque transformando erróneamente un saque de banda. El Bernabéu marchó antes de hora y Ramos -el último gran genio- quedó sentado sobre el césped, arrepentiéndose sobre la ocasión perdida.

El Madrid, un alumno peculiar en esto de la Champions se la jugó todo a una carta. Teniendo asignaturas pendientes, centró sus ojos sobre esta, su última bala. La euforia de Chicharito ante el Atlético, el sorteo que deparaba una vuelta en el Bernabéu y una Juve que no permutaba por estos bares desde 2002 hacían a muchos reservar estancia en Berlín. El fútbol que todo lo paga, acabó suspendiendo al alumno. Al que más tiene suele ser el que más se le exige. 

Pero el Madrid es egoísta, caprichoso y concienzudo, es de los pocos que le hace frente a la historia del fútbol. Tres finales en cuatro años. Busca levantar la Copa de Europa por segundo año consecutivo, proeza que nadie ha conseguido. En sus filas ahora cuenta con Álvaro Morata y este lo tiene muy claro. "Hubiera pagada lo que fuese por haber marcado esos dols goles a otro equipo. Estoy en deuda con el Real Madrid y con el Bernabéu, les debo una tarde de Champions como la que les quité". No será en el Bernabéu, será en un sitio mejor. Morata tiene cuentas pendientes con la Copa de Europa. Cardiff le espera.