Barcelona 83-78 Real Madrid: la magia arbitral del Palau vuelve por año nuevo

Los locales ganaron con un gran Jan Vesely y un acierto en el rebote ofensivo muy alto que les permitió generar ventajas una y otra vez
03.01.2024 22:50 de Diego Rivero Mosqueda   ver lecturas
Real Madrid de baloncesto
Real Madrid de baloncesto
© foto de Iván del Dedo Martín

Los primeros minutos fueron de un completo intercambio de canastas. Lanzamiento de media distancia de Jan Vesely como canasta inicial, y Dzanan Musa de tres en la siguiente posesión, Al que sumó otro más desde casi nueve metros. De momento, inmaculada ofensiva del Real Madrid y del Barcelona, que se sintieron muy cómodos con sus sistemas y los tiros, casi todos liberados y bien buscados. El bosnio, mientras tanto, no falló un tiro desde fuera, y se convirtió en el máximo anotador del encuentro. Por otro lado, el acierto en los libres dieron una ventaja a los blancos, aunque el partido fue muy abierto durante la mayoría de este cuarto. Gran anotación para cerrar los diez minutos, y es que el nivel de puntaje fue muy alto, así como la invención de los árbitros con una falta antideportiva inentendible de Sergio Llull.

El segundo cuarto comenzó con un 'alleyop' de la pareja de siempre: Chacho Rodríguez y Vincent Poirier. El menorquín, a su vez, anotó un triple clave para dar respiro al Real Madrid, aunque los culés respondieron rápido con una dirección excelente de Nicolás Laprovittola, que siempre tiene su mejor versión contra los blancos, mientras que el resto del año nunca termina de explotar. Por parte de los blancos, el canario fue el bastión de la ofensiva junto al francés, y se unió Mario Hezonja con un triple y una asistencia de mucha calidad. Eso sí, los locales respondieron una y otra vez con Rokas Jokubaitis desde el timón, dejando solo al pívot checo para ejecutar desde media distancia. Antes del descanso anotó Darío Brizuela con un lanzamiento de tres muy importante, y los madridistas se fueron solo con dos de ventaja.

Tras el paso por vestuarios, el encuentro no se reanudó de forma muy positiva, pues el Real Madrid perdió las primeras posesiones, y Nikola Kalinic castigó desde la esquina. Hezonja contestó a la jugada siguiente, pero el debe de los blancos en el partido eran los rebotes, pues concedió demasiadas segundas oportunidades. Muy fácil en cada jugada que anotaba el Barcelona, y con la ayuda arbitral pertinente, los madridistas se desesperaron en encontrar tiros de tres poco fructíferos, pues no entró ninguno. Quien volvió al rescate fue Musa, y con otro triple, pero quedaba mucho por mejorar, ya que las ayudas en defensa de los blaugranas fueron el punto clave de este parcial tan negativo. La entrada del Chacho para finalizar el cuarto fue el factor para entender el cambio de marcador, con ventaja mínima para los blancos. 

Los últimos diez minutos comenzaron con una pequeña trifulca entre Laprovittola y el Chacho, que se resolvió a favor, como no, de los locales. Mientras tanto, Vesely siguió sumando puntos desde la zona de forma muy sencilla. El 9-0 positivo para el Barcelona parecía imparable, pues Chus Mateo no supo crear un sistema favorable. Campazzo reaccionó con una jugada de tres puntos que cerca estuvieron de anular los árbitros, pero valió y el argentino completó con el libre adicional. Fabien Causeur se unió para reducir la desventaja con un triple al contraataque. Mientras tanto, el trío de siempre no dejó a los madridistas completar los parciales negativos, aunque era de esperar visto su recital particular. En cualquier caso, se perdió un partido asumible, pues la fase regular no es lo más importante.