Monaco 98-76 Real Madrid: los madridistas no se presentaron en el Principado

Los blancos no fueron rival para los monegascos, que realizaron un partido prácticamente perfecto, y los de Chus Mateo acusaron el cansancio acumulado
19.01.2024 21:51 de Diego Rivero Mosqueda   ver lecturas
Real Madrid de baloncesto
Real Madrid de baloncesto
© foto de Iván del Dedo Martín

El Real Madrid acusó el calendario tan exigente de este mes de enero y sucumbió de forma muy clara ante Monaco, que disputó un partido muy bueno en todas las facetas. Los monegascos se impusieron claramente a los blancos, que no fueron rival para los locales en ninguno de los cuartos disputados.

Primeros minutos trepidantes en este Monaco-Real Madrid, con dos triples consecutivos de los locales, y un equipo blanco que erró sus lanzamientos iniciales, aunque pudo anotar desde la línea de tiro libre gracias a Mario Hezonja. La carga en el rebote fue otro de los puntos clave, sobre todo para los madridistas. Aun así, los monegascos no fallaron casi ningún tiro, y comandados por Mike James, se abrieron paso en el marcador. Eso sí, tras el tiempo muerto de Chus Mateo llegó el cambio total en los blancos: tapón de Vincent Poirier a Alpha Diallo, y 2+1 favorable por parte de Dzanan Musa en el otro lado de la cancha. Quien no estuvo muy acertado en ataque fue Facundo Campazzo, que atesoró varios errores y pérdidas impropias de su calidad. Lo aprovecharon los rivales, eso sí, y cosecharon un parcial muy positivo para dejar a los madridistas ko.

Con dos triples del Chacho Rodríguez inauguró el Real Madrid este segundo cuarto, aunque no se quedó ahí, ya que una bandeja a tabla sumó otro dos puntos más para el canario, y devolvió a los blancos de nuevo al encuentro. Más allá de eso, Monaco reaccionó a este pequeño parcial positivo de los blancos y se marcharon de 17 en el marcador. Con varias pérdidas y muchas buenas acciones de los monegascos, la desventaja aumentó y aumentó con el paso de los minutos. El cansancio y las malas decisiones hicieron mella en los madridistas, que no defendieron en ningún momento con la intensidad y la visión táctica que les caracteriza. En cualquier caso, todo quedaba por decidir tras el descanso, aunque las sensaciones fueron horribles.

Tras el paso por vestuarios, el Real Madrid pudo ponerse a diez puntos, pero erraron el resto de tiros, mientras que Monaco acertó los suyos en el momento clave para mantenerse por delante de forma cómoda. Asimismo, la eficacia ofensiva que tuvieron los monegascos no tuvo igual, y la defensa blanca hizo aguas tanto desde el exterior como desde la zona. Con cinco pérdidas por cuarto de media, el encuentro ya estaba prácticamente decidido en favor de los locales, que tuvieron un porcentaje de anotación absurdamente alto.

Ya en los últimos diez minutos, el encuentro prosiguió al ritmo que Monaco propuso, y solo Fabien Causeur intentó cambiar la mala dinámica blanca. El francés, con su zurda exquisita, anotó los primeros puntos del Real Madrid en este cuarto. Posteriormente, no hubo muchos cambios, aunque los madridistas cerraron más en defensa y los monegascos no tuvieron tan fácil anotar. Por otro lado, Eli John Ndiaye fue una nota positiva más, además de Carlos Alocén, que puso otra cara, más alegre, a los madridistas. Con su distribución y velocidad se ofreció un mejor papel, aunque el encuentro finalizó tal y como empezó, con victoria de los locales.