Río Breogán 73-80 Real Madrid: victoria con muy malas sensaciones

Los blancos se llevaron el encuentro ante los gallegos con un juego bastante por debajo del nivel habitual, y ya prepara el torneo copero
11.02.2024 14:23 de Diego Rivero Mosqueda   ver lecturas
Real Madrid de baloncesto
Real Madrid de baloncesto
© foto de Diego Rivero Mosqueda

El Real Madrid se llevó la victoria frente a Río Breogán con muchas dificultades, y es que los gallegos realizaron un encuentro al máximo nivel para luchar por el partido en todo momento. Su acierto en ataque durante los primeros cuartos fuer clave, aunque los blancos se rehicieron tras el paso por vestuarios, y finiquitaron en los últimos diez minutos con un gran Facundo Campazzo en la dirección, así como en anotación. Aun así, las sensaciones no son las mejores para afrontar la Copa del Rey de la semana que viene.

Los primeros minutos fueron bastante negativos a nivel de ataque y defensa, y es que el Real Madrid no consiguió salir concentrado al encuentro frente a Río Breogán. De hecho, los blancos cometieron varias faltas por fallos de posición, mientras que también se sucedieron varias pérdidas antes de lograr tiros liberados. Aun así, fue Facundo Campazzo quien se convirtió en el más destacado por parte blanca, y es que con un triple y una bandeja despertó a los suyos. Los gallegos subieron el nivel de anotación antes de finalizar este cuarto y consiguieron una gran ventaja, algo ante lo que los madridistas no supieron responder en ningún momento.

Ya en el segundo cuarto, Río Breogán consiguió sacar más faltas de tiro con tres lanzamientos desde la línea libre, y los de Chus Mateo no reaccionaron ante las acometidas de los gallegos. Solo el triple de Dzanan Musa al comienzo de estos diez minutos y sus entradas a canasta una y otra vez para forzar a la defensa local fue de lo más destacado. A mitad de periodo, la anotación por parte de ambos equipos se frenó del todo, y solo los tiros libres sumaron puntos, y es que la intensidad defensiva, a la vez que los errores, subió exponencialmente. Eso sí, por fin se puso el Real Madrid por delante después de todo el encuentro por detrás, aunque duró poco, ya que Ben Mclemore tuvo un grandísimo partido en anotación. Para este pequeño final, Edy Tavares volvió a cancha para unos segundos, pero finalizó con un 42-39 favorable a los locales.

Tras el paso por vestuarios, el Real Madrid comenzó el tercer cuarto con una pérdida y otros dos tiros libres más a la colección, aunque este comienzo intenso fue rápidamente sofocado por Río Breogán y sus grandes defensores. De hecho, la ofensiva blanca fue tan tétrica que tanto Musa como Guerschon Yabusele fallaron dos canastas en la misma jugada solos, sin rivales de por medio. Así se retornó la ventaja gallega de dobles dígitos, y con solo Campazzo y Tavares como pilares en ambas zonas de la cancha. De nuevo, tal y como sucedió an el anterior periodo, Sergio Llull destacó por encima del resto gracias a su alto acierto en los tiros, y puso a los suyos a solo cinco puntos con diez minutos por jugarse.

El último cuarto comenzó con múltiples pérdidas de ambos equipos, y sin un esquema de juego definido, aunque los primeros puntos los puso Mario Hezonja, que volvió a robar otro balón más, y no era el primero del periodo. Mientras tanto, y con un empate total en el marcador, fue Tavares quien puso al Real Madrid por delante con un buen mate en oposición, aunque Toni Nakic respondió con un triple en la otra parte de la cancha. Otro de los puntos clave fue la intensidad defensiva del alero croata, que permitió forzar tiros mal seleccionados por parte de Río Breogán, y esto le sirvió a los blancos para poner tierra de por medio en varias acciones de ataque positivas. Campazzo también resurgió de su letargo, y su eficacia ofensiva fue la gran protagonista para amarrar esta victoria tan trabajada.