CRÓNICA | Osasuna mantiene al Real Madrid con los pies en la tierra

Noche dura en el Santiago Bernabéu en un partido en el que se aprieta el liderato por LaLiga
02.10.2022 22:55 de Jorge Cascón   ver lecturas
Toni Kroos, Real Madrid
Bernabeudigital.com
Toni Kroos, Real Madrid
© foto de Federico Titone

Se ha presentado Osasuna con el recuerdo del último enfrentamiento entre merengues y rojillos en el Santiago Bernabéu, cuando los de Carlo Ancelotti no pudieron pasar del empate a cero. Los navarros lo pusieron complicado en un primer tiempo en el que brilló Vinicius Jr., que volvió a ser trascendental.  El brasileño anotó el primer tanto del encuentro al borde del descanso. Cuando todos esperaban que alguien rematara el centro del carioca se congelaron al ver cómo la pelota se colaba entre las redes de Sergio Herrera. Vini volvió a bailar en una noche mágica con el saque de honor de Amancio Amaro. "Amancio el brujo". Fue la pancarta homenaje de la Grada Fans en un día complicado para el Real Madrid.

MODRIC Y COURTOIS FALTARON

Antes de eso, el Real Madrid tuvo otras ocasiones para adelantarse. Rodrygo estuvo muy incisivo por el extremo derecho, y su conexión con Ceballos valió alguna combinación que levantó al público del Bernabéu. El andaluz tuvo que solventar la ausencia de Modric. Ahí es nada. Pero la más clara llegó de las botas de un Karim Benzema que fue de menos a más, buscando sensaciones tras casi un mes de baja por lesión. Vinicius recibió un pase que, tras fijar al lateral, lo dejó pasar entre las piernas para dejar atrás a la línea defensiva de Jagoba Arrasate. El público se levantó de sus asientos y el centro con el exterior al segundo palo lo remató su 'partner in crime' con un toque acrobático. La pelota no entró cruzada por poco. 

Osasuna tampoco se arrugó, y encontró en los balones largos a Kike García y los uno para uno de Abde ante Carvajal sus armas para tratar de batir a un Andriy Lunin que se mostró seguro bajo la meta que ha ocupado Thibaut Courtois en lo que va de temporada. Pero el '18' de Osasuna se topó con un buen Alaba por alto y al choque para complicar las recepciones del veterano delantero. Abde, por su parte, se midió una y otra vez ante Carvajal, que le mantuvo a ralla salvo en contadas excepciones. Excepciones que pudieron costar caro, porque los pases al corazón del área buscaban deseosos de un rematador que no encontró. 

OSASUNA, UN PLAN DE ALTURA

Cambiaron las tornas en la segunda parte con el gol de Kike García. En uno de los muchos emparejamientos con Alaba encontró el gol después de un gran centro de Unai García. El delantero cabeceó y batió a Lunin por alto, que no pudo evitar el tanto que ponía la igualada de nuevo en el luminoso. Ancelotti no dudó y realizó un doble cambio en el centro del campo dando entrada a Eduardo Camavinga y al MVP de LaLiga Santander en el mes de septiembre, Fede Valverde. Los aplausos con la entrada del uruguayo fueron estruendosos. Tchouaméni, con un mal, día, y un Ceballos muy participativo, fueron los damnificados. 

Pero el Madrid se volvió cada vez más espeso y llegaron las faltas de entendimiento entre los jugadores. Las ocasiones no dejaron de llegar y el que no tuvo buen día fue el colegiado. Perdido en las decisiones y fallón, tuvo que decirle el VAR que era penalti clarísimo sobre Karim Benzema en el 77'. El capitán tenía el 2-1 en sus botas desde el punto de penalti, pero el larguero se lo quitó. Dos minutos después sí que marcó...pero en fuera de juego. Noche gris para el francés. 

SE APRIETA LALIGA

Mariano Díaz fue la última bala para Ancelotti y Vinicius le puso un balón al segundo palo difícil de rematar. En el descuento tuvo un cabezazo que no entró por poco y el resultado no cambió, pero el ariete lo intentó. El Real Madrid no lo dejó de intentar, pero el parón de selecciones parece haber pasado factura. Porque los chulos también lloran, y los campeones también tienen tropiezos. Este, en particular, permite al Barcelona dormir colíderes esta jornada en el primer partido de la temporada que no gana el Real Madrid. Llegó en el décimo, y no se pudo igualar el récord de los 60, cuando el equipo encadenó 11 seguidas.