Hazard: "En verano cogí cinco kilos. Cuando estoy de vacaciones..."

15.01.2020 09:29 de Javier Rubiano Twitter:    Ver lecturas
© foto de Insidefoto/Image Sport
Hazard: "En verano cogí cinco kilos. Cuando estoy de vacaciones..."

Eden Hazard ha concedido una extensa entrevista a Sport/Foot Magazine en la que repasa sus primeros meses en España.

Su relación con Zidane - "No hablé mucho con él. La primera vez fue en la Eurocopa de Francia de 2016. Él me llamo. Me dijo: "Sería bueno que vinieras". Cuando Zidane te llama, ¡es serio! Simplemente me dijo que me estaba siguiendo. "Te veremos algún día si vienes a Madrid", dijo. Siempre se quedó en mi cabeza".

Sus primeros meses en el Madrid - "Hice toda la pretemporada. Dos o tres días antes del primer partido en Vigo sentí dolor en el muslo. A menudo tengo dolor antes de los partidos. Creía que pasaría. Al día siguiente, aún seguía. Zidane me pregunta si quiero hacerme un escáner. El doctor insiste. Lo hacemos y vemos una pequeña lesión. El entrenador no quería arriesgarse en el inicio de temporada. Una vez que la herida se curó, continué. Pero había parado tres semanas. Tenía que encontrar el ritmo. El primer partido contra el PSG esperaba un partido fácil. Y salió mal".

Su peso - " Cuando estoy de vacaciones, estoy de vacaciones. Había cogido cinco kilos en verano. Soy de los que cogen rápidamente y pierden rápido si presto atención. Cuando tenía 18 años, en Lille, pesaba 72 o 73 kilos. Después, al ganar masa muscular, pasé a 75. En un mal día, 77. Este verano subí a 80 kilos. Lo perdí todo en diez días".

¿Quién le ayudo más en su adaptación? - "Courtois. También está Greg Dupont, el preparador físico. La integración es fácil porque hay muchos que hablan francés (Varane, Mendy, Benzema…). El personal es francófono. Para mí es perfecto".

Su inicio de temporada - "Lo único malo son las estadísticas. Marqué una vez, di una asistencia y provoqué un penalti (en el momento de la entrevista). La gente sólo recuerda eso. Los primeros dos meses, lo que propuse no fue suficiente. Me dije a mí mismo: puedo hacerlo mejor. Realmente me sentí mejor después. Tomo la pelota, regateo, acelero y trato de hacer que otros jueguen bien. No hago todo bien, pero lo intento. Los dos primeros meses, me dije: eres nuevo, sé simple. Y traté de hacer demasiados pases. La gente esperaba que yo driblara...".