Modric-Real Madrid: ¿estamos en los créditos finales?

31.01.2024 11:44 de Info BD Twitter:    ver lecturas
Luka Modric, Real Madrid
Bernabeudigital.com
Luka Modric, Real Madrid
© foto de Federico Titone/BernabeuDigital.com

Luka Modric fue sin duda el mejor centrocampista de la década 10-20, como lo confirma el Balón de Oro que rompió la hegemonía de la dupla Ronaldo-Messi, sus actuaciones sobre el terreno de juego y su palmarés.

Modric también estuvo sensacional en los primeros años de 2020, teniendo en cuenta que el centrocampista croata fue protagonista absoluto de la Liga de Campeones (ganada) y del Mundial (Croacia llegó a semifinales) en 2022.

Sin embargo, ahora, con 39 años y con su contrato a punto de expirar, Ancelotti cada vez le saca menos.

Tenía que suceder tarde o temprano. Le pasó a Cristiano Ronaldo, le pasó a Benzema, a Casillas, a Marcelo y a muchos otros.

Y ahora le está pasando a Luka Modric: ya no es capital en el Real Madrid, y ha sido superado en la jerarquía por otros centrocampistas, hasta el punto de que en los dos últimos partidos ni siquiera ha salido del banquillo. En definitiva, en Valdebebas empieza a pensar en un Real Madrid sin Modric, como salta a la vista dada la edad del jugador.

Sin embargo, si aún deseas apostar por el ganador del Balón de Oro 2019, puedes hacerlo en NetBet.

LOS NÚMEROS

En la temporada 2023/24, Modric acumula 1.250 minutos de juego repartidos en 24 apariciones, de las cuales 14 como titular. Puede parecer una cifra satisfactoria, si no fuera porque Valverde, Bellingham, Kroos y Tchouaméni sumaron más minutos de juego que él. Y luego, como se ha dicho, es la tónica de los últimos partidos la que envía un mensaje claro e inequívoco: tras jugar como titular en la Copa del Rey, ante el Atlético de Madrid, el centrocampista croata vio todo el partido contra el Almería y contra Las Palmas desde el banquillo. En Canarias, además, Ancelotti incluso desplegó a Dani Ceballos desde el primer minuto. Si a esto le sumamos que Modric sólo entró en la segunda parte en las dos ediciones del clásico, a finales de octubre en Liga y hace unos días en la Supercopa, el panorama es bastante claro.

Según diario As, marginar a Modric fue y es una elección puramente técnica de Carlo Ancelotti. El técnico italiano renovó recientemente con el conjunto blanco y su carrera como entrenador, tras la sugerencia de Brasil, debería acabar entre los muros del Bernabéu. Y su tarea será claramente, además de intentar ganar el máximo posible, la de sentar las bases del próximo futuro madridista. Un futuro que claramente, teniendo en cuenta su documento de identidad, Luka Modric no puede predecir.

Los periodistas españoles se burlan constantemente de Ancelotti de la descentralización del croata; por ejemplo, después del partido contra Las Palmas le preguntaron por qué Modric ni siquiera entra al campo como suplente o por qué ni siquiera le permite calentar. "Tengo demasiado respeto por Luka", respondió Ancelotti. "Si no estoy seguro de que vaya a entrar, si tengo dudas sobre él, ni siquiera le dejaré salir del banquillo. De lo contrario, está bien, está disponible para el equipo para el próximo partido".

MESES DECISIVOS PARA EL FUTURO

Todo el debate sobre Modric cobra aún más significado si atendemos a su antigüedad y su situación contractual. El campeón croata, de hecho, celebrará 39 años a principios de septiembre. Y mientras tanto, concretamente el 30 de junio, habrá expirado su contrato con el Real Madrid. En definitiva, la decisión de Ancelotti -de centrarse más en otros jugadores- se explica por la necesidad de empezar a preparar la sucesión interna, por tanto, la verdadera abdicación de Modric. El definitivo. De aquí al final de temporada, sin embargo, el Real Madrid estará ocupado en dos frentes, en el sentido de que está en la carrera por ganar la Liga (el duelo será contra el Girona, increíble pero cierto) y puede ingresar bien -esperanza fundada de llegar muy lejos en Champions League. Y entonces un jugador como Modric podría venir bien. De hecho, definitivamente, será útil. Y quizá el Real Madrid y el técnico puedan cambiar de opinión, podrían darle más tiempo a alguno de los jugadores emblemáticos del club. No sería tan absurdo, al fin y al cabo ya pasó hace un año. Según las últimas informaciones, Modric tiene toda la intención de seguir jugando. Preferiblemente en el Bernabéu. O podría mudarse a equipos saudíes, que en el verano de 2023 le habían ofrecido un contrato por valor de 300 millones por tres temporadas, o, quién sabe, tal vez un romántico regreso a Croacia para poner fin a una carrera extraordinaria.

En cualquier caso, pese a tener 39 años, alternativas no le faltan.