Vinicius brilla y se redime en el escenario más hostil con un doblete

El crack brasileño del Real Madrid anotó dos goles para que el conjunto blanco pudiese salir de Mestalla con un más que polémico empate
03.03.2024 00:25 de Sergio Iglesias García   ver lecturas
Vinicius Junior en Mestalla
Bernabeudigital.com
Vinicius Junior en Mestalla
© foto de Federico Titone/BernabeuDigital.com

Era su gran cita; la noche de demostrar. Vinícius volvía a Mestalla con el Real Madrid tras los hechos lamentables que tuvo que sufrir la temporada pasada. Ocupando las portadas de los periódicos deportivos en los días previos al choque, el brasileño llegaba dispuesto a demostrar a todo el mundo del fútbol porque es, a día de hoy, uno de los mejores en su posición. Y tanto que lo demostró. 

Una atronadora pitada le dio la bienvenida al brasileño y también a Carlo Ancelotti cuando la megafonía cantó sus nombres. A partir del pitido inicial, empezó una guerra sin cuartel con Vinicius como protagonista y diana de las iras valencianistas. El brasileño, lejos de amedrentarse, sacó su versión de estrella, en busca de marcar las diferencias.

UN COMIENZO COMPLICADO

El equipo de Carlo Ancelotti sufrió mucho en la primera mitad. Dos goles en contra ponían el partido muy cuesta arriba para un equipo blanco que nunca le perdió la cara al choque. Llegados al descuento y en medio del desconcierto, el Real Madrid se encontró un gol, producto de un centro a media altura de Carvajal que nadie interceptó y Vinicius empujó a placer a la red. Celebración con rabia; puño en alto del atacante brasileño que sabía que aún quedaba trabajo por hacer.

UN DOBLETE PARA AUMENTAR LA TENSIÓN

Los niveles de alto voltaje alcanzaron cotas inauditas después de que la estrella brasileña del Real Madrid hiciera el segundo tanto de cabeza para empatar el encuentro en Mestalla. Tras introducir el balón en la portería, manos a la oreja y señalándose el nombre en la espalda. Tan encendido estaba el ambiente que hasta los jugadores del Valencia entraron en las provocaciones de Vinicius mientras el VAR revisaba la posición de posible fuera de juego del ‘7’ blanco.

La traca final llegó en el minuto 100, cuando Gil Manzano pitó el final del partido en el momento justo en el que Brahim ponía un centro de gol a la estrella inglesa blanca para la victoria. La decisión del colegiado sacó de sus casillas a los madridistas y hasta Bellingham vio la roja por protestar en una tangana entre los dos equipos que puso la rúbrica a lo visto. En la noche de un gran Vinicius en su regreso a Mestalla, Gil Manzano también quiso ser protagonista.