Vinícius: "No me molesta que se hable de mi puntería. ¿El coronavirus? Pensé que el fútbol no iba a volver"

23.05.2020 08:43 de Diego Fuentes Twitter:    Ver lecturas
© foto de Antonello Sammarco/Image Sport
Vinícius: "No me molesta que se hable de mi puntería. ¿El coronavirus? Pensé que el fútbol no iba a volver"

Vinícius Júnior ha concedido una entrevista a Marca cuando se cumplen tres años de su fichaje por el Real Madrid. El brasileño ha repasado, entre otras cosas, cómo ha sido su experiencia con la crisis del coronavirus, su llegada al club blanco o uno de sus grandes debes: la puntería hacia el marco rival.

Confinamiento: "Al principio, todo era muy extraño, fue un golpe personal y para mi familia. No salir por las mañanas a entrenar, ni concentraciones, ni viajes, ni partidos de fútbol... Muy pronto comprendimos la gravedad de la situación. Afortunadamente, los servicios médicos del club fueron muy rápidos en avisarnos a todos".

Entrenamientos: "Esto no fue problema. Raro, sí, pero no fue problema. Desde el primer momento, el míster y el cuerpo técnico estuvieron muy encima de nosotros, tanto de manera individual como en sesiones de grupo especiales. Fue algo que no podré olvidar, aunque a todos nos gustaría poderlo olvidar. Nos dábamos cuenta de que estábamos viviendo un momento muy especial en la historia. Porque lo que está sucediendo es verdaderamente increíble. Ha sufrido y sigue sufriendo mucha gente en todo el mundo, y en España, como también en mi país, hay mucha tristeza".

Añoranzas: "Uno nunca echa de menos las pequeñas cosas hasta que las pierde. Poder dar un paseo por la calle, salir al cine. En mi caso profesional, la vida te cambia absolutamente. El camino hasta Valdebebas, el contacto con los compañeros, el recibir las instrucciones del cuerpo técnico, los entrenamientos de cada día y las recuperaciones por las tardes... Y desde luego, los partidos y el ruido de la afición. Uno se queda sin todo eso de golpe, de un día para otro y es rarísimo".

Preocupación: "Muchísimo. Porque además, escuchaba explicaciones muy diferentes. Unos decían que era poca cosa y otros que era gravísimo. Creo que todos hemos aprendido algo de toda esta catástrofe: a dar más valor a las personas y a las cosas sencillas. Las primeras semanas, las noticias eran terribles por el número de muertos. Terrible. La verdad es que me pongo en la piel de todas las familias que han perdido a alguien querido y ha tenido que ser muy duro, no sólo por la pérdida sino por la forma en que se han ido. Si tengo que resumir de alguna manera mi sentimiento es impotencia".

Noticias de Brasil: "Son terribles también. En mi país lo están pasando muy mal, como hace unas semanas aquí en España. He sufrido mucho por España y ahora estoy sufriendo mucho por Brasil. La gente tiene mucho miedo y es lógico".

Pesimismo: "Había momentos, cuando la crisis era enorme y el número de muertos era altísimo, que pensaba que era imposible que el fútbol o cualquier otra cosa pudiera recuperarse en unos meses. Pero con el tiempo empezamos a ver la luz. Me imagino que es lo que le ha pasado a toda la gente. Ahora sí estoy convencido de que vamos a poder recuperar las cosas poco a poco. Una de esas cosas es el fútbol".

Cambio físico: "Bueno, es consecuencia de estos dos meses de trabajo muy dedicado y muy constante. Sin competición, con todos los días trabajando con regularidad y disciplina, todos los músculos se ejercitan mucho más y de manera más concreta. No creo que yo haya ganado en músculo. Me da la sensación de que todos hemos ganado porque hemos trabajado muy duro y de una manera diferente a la que hemos hecho todas nuestras vidas".

Margen de mejora: "Yo estoy seguro, y he escuchado al mister decirlo algunas veces, que aprendió cosas hasta en el último entrenamiento de su carrera. Yo tengo la misma sensación. Estoy seguro de que todo se puede mejorar siempre. Y lo que quiero es que cada día que me vaya de Valdebebas sea un poco mejor en algo que cuando llegué ese día".

Inicios en el Madrid: "Todos los cambios son importantes, y un cambio como aquel fue enorme para mí y para mi entorno. Todo mi mundo cambió absolutamente y la gente quería ver de inmediato a un gran jugador, a un chico al que no le debía afectar nada. Pero yo sabía que todos los grandes cambios necesitan de grandes sacrificios. Estaba preparado para eso, para trabajar en silencio, para sacrificarme sin ver los grandes resultados de inmediato. Fue muy importante tener la mente tranquila".

Cree en sí mismo: "Quedan mis raíces, mis recuerdos, mi gente con la que me crié. Pero me traje a España la misma ilusión por el fútbol y la misma fe en mí mismo. Me crié soñando con fútbol y hoy sigo soñando con fútbol. Mi pasión no ha cambiado. Esa pasión me hizo muy fuerte en un mundo difícil; sigue nueva, intacta y eso me hace sentirme muy fuerte".

Condiciones: "Cuando se habla de las virtudes de un jugador, se habla de cómo juega, pero siempre se olvida de un factor muy importante y que puede cambiar una carrera, convertirla en un éxito o en un fracaso. Fichar por el mejor club del mundo tiene lo que tiene: no sólo tienes que ser bueno, tienes que serlo todos los días, y rodeado de los mejores del mundo. O lo aceptas o no llegas a ningún sitio".

Puntería: "No me molestó, claro que no. Yo soy el primero que sabe que todo se puede mejorar. Siempre. Hasta el último día de mi carrera. Y así quiero seguir toda mi vida!!! Convencido siempre de que tengo que mejorar!! Yo soy el primero en eso. El día que no crea en esto, entonces tendré que dejar el fútbol profesional. Porque yo me he hecho profesional del fútbol para eso, para respetar mi profesión. Creer que ya no tengo que mejorar algo es faltarle el respeto a mi profesión. Y eso ya te digo que no va a pasarme nunca. Tengo que mejorar hasta el último día de mi carrera".