Comienza la cuenta atrás

24.07.2020 11:00 de Diego Fuentes Twitter:    Ver lecturas
© foto de Antonello Sammarco/Image Sport
Comienza la cuenta atrás

Poco más de una semana después de la resaca provocada por el alirón liguero y del abrupto final de temporada en el torneo doméstico, el Real Madrid, con un respiro físico mediante, ya piensa en el Manchester City. Dentro de dos viernes se disputará la ansiada vuelta en un Etihad Stadium que sonreirá al Real por la ausencia del respetable, baza a favor que puede equilibrar la balanza de no contar con Sergio Ramos. Los blancos no deberán descuidar la forma física como no lo hicieron durante los tres meses en que LaLiga se detuvo, y sin partidos de por medio el reto es recuperar el aire suficiente sin perder un ápice de la fiabilidad mostrada en los once últimos envites. 

A la cita llegará espoleado el Manchester City después del sospechoso indulto del TAS, que se dejó la lupa en el cajón para no perturbar el desarrollo de un equipo diseñado a pedir de boca, dopado económicamente y acostumbrado a saltarse cualquier control financiero. Este fin de semana encararán el epílogo de la Premier League en casa ante el Norwich, una pachanga que puede servir para que Guardiola entrene conceptos pensando en la visita de los blancos, para dar opciones a los menos habituales o para combinar ambas estrategias gracias a los cinco cambios. Deportivamente, el encuentro no tendrá miga toda vez que los mancunianos finalizarán la temporada segundos y los 'Canaries' volverán a la Championship como primeros del furgón de cola. Sea como fuere, el Real Madrid tiene en el Arsenal un equipo en el que mirarse. La pasada semana fueron capaces de derrocar al totémico cuadro 'skyblue' en las semifinales de la F.A. Cup por 2-0, un duelo que sirvió para elevar la moral 'gunner' tras varias sacudidas en sus careos y en el que Arteta se hizo mayor ante el que fuera su maestro. Será un rompecabezas controlar el caudal de talento ofensivo sin la defensa de gala, pero la clasificación para cuartos pasa por mantenerse firmes en la suerte de la portería a cero sin el capitán y acertar más de una vez en los metros finales para que el descalabro de marzo no empañe esta insólita campaña.