Cristiano, gracias por existir

13.08.2014 18:39 de Jorge Calabrés Twitter:    ver lecturas
Cristiano, gracias por existir
© foto de Jorge Calabrés

Se presentó el Real Madrid en Cardiff lleno de dudas e interrogantes. La presencia de Kroos y James en el once, así como de otros mundialistas, ilusionaba tanto como vértigo producía en los madridistas. El primer título estaba en juego y no era fecha ni para probaturas ni errores. El recuerdo de las derrotas en la gira estadounidense planeaba una y otra vez en el subconsciente de los aficionados según se iba acercando la hora del partido.

Sin embargo, Ancelotti volvió a acertar. El Real Madrid presentó su once de gala en Gales, barrió al Sevilla y ya tiene un nuevo título en las vitrinas del Bernabéu con el cual ilusionar a la parroquia blanca ante una temporada que será apasionante. El Atleti espera en la otra Supercopa, pero el conjunto blanco llega lanzado tras haber hecho escala en el Cardiff Stadium

Era una final, un partido decisivo, de esos que te llevan a la gloria o al amargo sabor de la derrota, y Cristiano volvió a aparecer. El luso jamás se esconde y demostró estar en perfectas condiciones tras haber terminado la pasada campaña con unos problemas físicos que limitaron su nivel en la final de Champions y en el Mundial. Al cien por cien, Cristiano es único. Al 80% sigue siendo el mejor jugador del mundo, pero es que en Lisboa y Brasil jugó al 50% de sus posibilidades. 

Dos zarpazos de Cristiano sirvieron al Madrid para derrotar a un equipo de Emery del que se esperaba más, sobre todo tras haber preparado a conciencia dicha cita. Pero los Cristiano, Bale, Benzema, James, Kroos... fueron mucha tela que cortar para el conjunto hispalense. 

Del debut de James y Kroos se sacan varias conclusiones. La primera es que el alemán puede ser el mejor fichaje del Real Madrid desde el del propio Cristiano, y eso es mucho teniendo en cuenta que han llegado grandísimos jugadores. Su elegancia en el trato al balón, su inteligencia táctica y su amplio despliegue físico serán una bomba de oxígeno para el centro del campo blanco. La 'Xabidependencia' ha muerto, aunque sin duda el tolosarra seguirá siendo muy importante en diversos momentos de un largo curso futbolístico. Por su parte, el colombiano dejó destellos de su grandísima calidad. Aún no está a tope físicamente ni acoplado al sistema que anoche planteó Ancelotti, pero sin duda tiene cualidades más que interesantes para un once que puede marcar una época. 

Ya lo dijo Ancelotti en rueda de prensa, este Madrid puede estar ante el inicio de una nueva era. Mimbres y fondo de armario no le faltan al italiano para que así sea. Aunque al final todo lo simplifiquemos en la misma historia de siempre y en el mismo nombre. Cristiano, gracias por existir