El Madrid del futuro ya es una realidad

21.01.2020 16:00 de David Dieguez Twitter:    Ver lecturas
El Madrid del futuro ya es una realidad

El Real Madrid lleva años llevando a cabo una política de fichajes jóvenes con la que ha optado por apostar por los talentos que van destacando alrededor del mundo. Tanto es así, que desde Odegaard en 2015, el conjunto blanco ha ido pescando promesas hasta el punto de poder confeccionar un once con este tipo de contrataciones sumadas a las perlas de la cantera. En la portería encontraremos pronto a Lunin, una de las sensaciones a nivel internacional sub-20 y que probará suerte ahora en el Oviedo. En defensa podría estar Achraf, saliéndose en el Dortmund, Militao, que ya está integrado en el primer equipo, Vallejo, en el que todavía hay puestas esperanzas, y Reguilón, que ya demostró que vale para el puesto la temporada pasada.

Pero la verdadera parcela esperanzadora para los blancos se haya en el centro del campo, donde hay auténticas joyas. Odegaard, Reinier, Kubo, Valverde, Van de Beek, Brahim y Ceballos. Todos menores de 23 años y con un futuro prometedor por delante. El relevo generacional podrá darse con la seguridad de que los sustitutos están a la altura. Kroos, Modric, Isco, James, Casemiro, todos han dado un rendimiento brillante al Real Madrid y todavía les quedan cosas por ofrecer, pero la nueva generación va dando pasos al frente para heredar el volante de la nave.

En la delantera también se esperan grandes cosas, con Vinícius y Rodrygo como grandes artífices. Los 'meninos' ya son una realidad y entran con regularidad en las rotaciones de Zidane. También está Luka Jovic, sobre quien hay que recordar su excelente rendimiento como goleador en Bundesliga. A expensas de ver a todos ellos vestidos de blanco en las próximas temporadas, lo cierto es que el panorama es esperanzador y da cuenta del nivel de planificación deportiva de un equipo como el Real Madrid. El club tiene atado el largo plazo, pero estos jóvenes tienen tantas ganas que a buen seguro tratarán de derribar la puerta cuanto antes. El Madrid del futuro ya está aquí.