El Real Madrid tendrá difícil ganar esta Liga: los rivales no pueden tocar a Messi

17.06.2020 17:00 de Sandro Herves Garrido Twitter:    Ver lecturas
© foto de Antonello Sammarco/Image Sport
El Real Madrid tendrá difícil ganar esta Liga: los rivales no pueden tocar a Messi

El Real Madrid tendrá difícil ganar esta Liga. Es lo que se saca a las claras del partido de anoche entre FC Barcelona y CD Leganés. Corría el minuto 70 de juego, en un partido que se le había atragantado al Barça, con un Leganés que se había hecho fuerte atrás y no se había rendido, como otros rivales que se presentan en el Camp Nou dispuestos a ser goleados, cuando una jugada extraordinaria de Messi, de pura furia, acabó en un penalti injusto e irreal.

No hubo ninguna falta dentro del área de ningún jugador del Leganés. Es cierto que durante la jugada, el argentino fue objeto de falta, pero en el área se va al suelo fruto del esfuerzo de haber estado luchando contra los rivales. El VAR de Javier Tebas no indicó nada y la historia es la de siempre: el Barça sentenciaba un partido que tenía visos de complicarse. Los precedentes no apuntan al optimismo. Tal vez jugar a puerta cerrada pueda contribuir más a que Messi siga campando a sus anchas por los estadios de la Liga sin que los rivales puedan tocarle.

Lejos quedan aquellos días en los que Cristiano Ronaldo era objeto de numerosas faltas con intenciones graves, que le provocaron lesiones de tobillo o rodilla. Si algún jugador intenta hacer una falta, por leve que sea a Messi, es objeto de falta o penalti, incluso tarjeta roja. Nadie quiere que un jugador extraordinario como Messi sea lesionado, iría contra la diginidad deportiva, pero si que los jugadores jueguen en igualdad de condiciones. Esta temporada Hazard sufrió una grave lesión en Champions y ha sido objeto de patadas fuertes en la Liga, que no han costado ni penaltis, ni expulsiones, siquiera amonestaciones en algunos casos.

El Real Madrid no podrá ganar una Liga en la que hay un futbolista extraordinario en el eterno rival que no puede recibir faltas ni ser agarrado. Viendo los precedentes y el calendario, muy bien lo tendrán que hacer los blancos y esperar un pinchazo azulgrana, que por nivel del juego puede ocurrir en el Pizjuán, en el Madrigal o ante el Atlético de Madrid para terminar llevándose una Liga que todo sea dicho ellos se encargaron de entregarla en manos culés con una derrota injustificable en el Benito Villamarín. Lo de anoche en el Camp Nou clama al cielo. Un nuevo partido igualado en el que el Barcelona tiene el favor del árbitro. Es probable que los azulgrana no hubieran perdido puntos en encuentros que el Madrid si ha hecho en el Bernabéu: Celta, Valladolid... probablemente en caso contrario, hubiera habido una 'ayudita' que luego se olvida a la hora de contar los puntos.