Ahora más que nunca, Haaland

El delantero noruego es una oportunidad idónea para reforzar el ataque del Real Madrid de cara a las próximas temporadas

08.01.2024 21:00 de Aitor Bris   ver lecturas
Erling Haaland, Man City
Bernabeudigital.com
Erling Haaland, Man City
© foto de Federico Titone/BernabeuDigital.com

Una de las cosas que más ha llamado la atención en las últimas temporadas es el empeño qué hay y había en el Real Madrid para cerrar el fichaje de Kylian Mbappé. Parecía prácticamente algo contraproducente valorando que el delantero galo ha rechazado por activa y por pasiva vestir la elástica del conjunto blanco en repetidas ocasiones. Pese a todo, la idea era fichar al atacante del PSG por el simple hecho de que es para muchos es el mejor del mundo.

Saliendo de valoraciones que son plenamente subjetivas, la realidad es que el fichaje de Mbappé ayudaría al Real Madrid a convertirse en un equipo aún más poderoso. Pero puede ser un arma de doble filo sabiendo cómo es este jugador. Sinceramente no merece la pena ir a por un futbolista que ha hecho tanto daño a la imagen del equipo más importante de la historia solo por su propio ego. No nos podemos imaginar el caldo de cultivo que se puede generar si esta es su actitud tan ególatra cuál cómo acabe recalando en el cuadro merengue.

HAALAND ES LA OPCIÓN

Y es que esto es muy simple. El fichaje no puede ser otro que Haaland. Eso es algo que se tiene que gestar por el simple motivo de que el noruego no tiene esa prepotencia y arrogancia por ser el mejor del mundo o querer serlo. Lo que tiene es hambre de éxito y eso le ha llevado a convertirse en el delantero más voraz que existe actualmente. El Manchester City tiene un filón, pero es que el Real Madrid puede hacerse con sus servicios a partir de la próxima temporada por un precio más reducido de lo que parecía. En el diario as dicen que por debajo de los 200M€ y más cerca de los 100M€.

Hay cosas muy obvias y esas pasan por saber que lo que necesita el Real Madrid es un delantero y que no hay uno mejor en el mercado que el propio Haaland. Así que esto es básico y simple: hay que olvidarse de Mbappé y sus jueguecitos para focalizarse en un jugador que de verdad quiere ganar en el campo y no solo en el bolsillo.