Años luz de la actitud de las grandes noches

21.01.2021 17:00 de David Dieguez Twitter:    Ver lecturas
Años luz de la actitud de las grandes noches
Bernabeudigital.com

El Real Madrid sufrió un varapalo histórico anoche en Alcoy. Los de Zinedine Zidane sucumbieron ante un equipo de 2ªB que se llevó el partido a su terreno con total merecimiento y con uno menos. Un baño de actitud que deja tocados a muchos jugadores y a un técnico al que, aunque ya ha salvado algún que otro match ball esta temporada, parece que este ha afectado especialmente. Sin ser un momento para señalar a unos pocos, lo cierto es que la culpa de lo de ayer debe repartirse entre todos los jugadores que disputaron algún minuto, salvándose únicamente Chust y Lunin, el canterano por ser su debut (amargo pero dejando buenas sensaciones)  y el ucraniano porque poco más pudo hacer en el que puede ser su primer y último partido esta temporada. Todos los jugadores que pisaron el terreno de juego ayer eran internacionales, de una calidad infinitamente superior a la de sus rivales y sin excusas para justificar la derrota.

No obstante, el principal escollo en este tipo de encuentros es la actitud. Ya lo dijo Lopetegui en su primera ronda de Copa con el Sevilla, estos equipos no tienen nada que perder y se sienten siempre con posibilidades de hacer daño al equipo grande. Juegan en casa, acostumbrados al terreno de juego y sobre todo con el convencimiento de que son capaces de hacerlo. 

El Real Madrid debe recuperar lo que mejor ha definido históricamente al club y que tan bien supo llevar en su momento Zinedine Zidane. La actitud de las grandes noches europeas. En una temporada tan atípica y complicada como la que estamos viviendo es importantísimo que los jugadores se crean el mensaje de su entrenador. Una vez asumidas las responsabilidades de lo de anoche, es momento de arrimar el hombro y no dejarse llevar por rumores que desestabilicen el curso del equipo, que se jugará en el próximo mes sus opciones de seguir vivo en Liga y Champions.