Crónica de un fracaso

No solo el club tuvo culpa, porque ha sido fundamentalmente el jugador el que no se ha adaptado nunca al vestuario. Su carácter frío y distante le hacen estar lejos de los valores del Real Madrid
13.01.2021 15:00 de Alejandro Cascón Guerra Twitter:    Ver lecturas
Crónica de un fracaso
Bernabeudigital.com
© foto de Insidefoto/Image Sport

Se acabó el periplo de Luka Jovic en el Real Madrid. Un fracaso total que costó 60 millones de euros, de los 100 que se recaudaron por Cristiano Ronaldo. En realidad, Jovic nunca demostró nada para ser jugador del Real Madrid. Solo se vieron los goles que marcó con el Eintracht, algunos buenos sí, pero no tanto como para llegar a vestir la elástica blanca. El Madrid se lanzó a la piscina por su fichaje, bien porque la presión en aquel momento era grande. Otros clubes le querían, no solo en Europa, sino en España. Los blancos tomaron la delantera, pero después de un año y medio el delantero vuelve por donde vino. 

Lo cierto es que lo que tiene que ocurrir en los próximos meses es un milagro. Que Jovic se salga con los alemanes y que vuelva el nivel previo de fichar por el Madrid. Entonces se podrá vender por un precio alto, no tanto como costó, pero suficiente para recuperar algo las pérdidas. Lo primordial es sacarlo del equipo cuanto antes y en eso ha estado atento el Madrid, porque su salario y su ficha ocupan un espacio innecesario en estos momentos de crisis económica. 

El fichaje de Jovic será recordado como uno de los desastres de los últimos años. Quizá el Madrid se precipitó con un jugador, que decimos que no demostró nada en la Bundesliga, aunque por su juventud sí que se pudo entender su llegada a Chamartín. Pero no solo el club tuvo culpa, porque ha sido fundamentalmente el jugador el que no se ha adaptado nunca al vestuario. Su carácter frío y distante le hacen estar lejos de los valores del Real Madrid. En breve se hará oficial su cesión corta al Fráncfort, donde se espera que recupere el nivel para poder hacer una venta en condiciones en verano.