El túnel de Marco Asensio

Su lesión le frenó en seco
25.12.2020 18:00 de Alejandro Alonso Twitter:    Ver lecturas
El túnel de Marco Asensio
Bernabeudigital.com
© foto de Image Sport

Zinedine Zidane fue muy claro con Marco Asensio cuando el balear recaló en el Real Madrid en el verano de 2016. Llegó con el cartel de cedible, algo así como lo ha sido Kubo o Reinier estos últimos veranos. Su pretemporada fue muy buena, pero su momento estelar se vivió en su primer partido oficial de blanco. Fue ante el Sevilla en Trondheim durante la Supercopa de Europa. Anotó uno de los mejores goles de la última década al golpear el cuero con su zurda prodigiosa.

¿Echarse el equipo a la espalda?

La 16/17 fue su temporada de explosión en el Real Madrid. Se mostró como el jugador número ‘12’ y su progresión le hizo ganarse la llamada de la ‘Roja’ en varias ocasiones. Anotó tres tantos y repartió dos asistencias, cifras que dobló un año más tarde. En la 17/18 las cosas no fueron fáciles para el equipo. Se tiró LaLiga muy pronto, en la Copa cayeron ante el Leganés… Pero a pesar de eso fue una buena campaña para Asensio, de hecho la mejor hasta ahora. Sumó seis goles y cinco asistencias y dio la sensación de estar capacitado para echarse el equipo a la espalda.

Se sumó a la dinámica del equipo

No se le puede reprochar nada al balear en la temporada 18/19. Estuvo maldita desde el principio tras las marchas de Cristiano Ronaldo y Zinedine Zidane. Ningún jugador del equipo respondió, pero las críticas se centraron en Asensio. ¿Por qué? Por unas declaraciones en las que afirmaba que él “no tenía que tirar del carro”. Acabó la temporada, ya con el francés de vuelta al Bernabéu, y se enfrentó a un verano determinante que no llegó lo vivió como esperaba. Fue en un partido ante el Arsenal cuando el equipo remontó gracias a su espectacular actuación en los segundos 45 minutos. Cuando los blancos buscaban la victoria sucedió lo que ningún futbolista merece. Su rodilla dijo basta y no volvió a pisar el verde hasta casi un año después, pero tiene esa llamada flor que tanto tormento causa por el norte de España. Volvió y lo hizo con un golazo y una sonrisa de oreja a oreja. A partir de ahí todo ha sido trabajar y seguir trabajando bajo la lupa de sus críticos y de los aficionados merengues. Físicamente está fuera del túnel desde hace tiempo, pero mentalmente continúa intentando salir de él.

Lo hará.