La decisión que puede salvar a Zidane en una semana clave

El Real Madrid se la juega en LaLiga y la Champions
04.12.2020 22:00 de Diego Fuentes Twitter:    Ver lecturas
La decisión que puede salvar a Zidane en una semana clave
Bernabeudigital.com
© foto de www.imagephotoagency.it

En estos momentos, Zidane es un funambulista en el Real Madrid por méritos propios. El francés transita por el alambre después de un balance nefasto teniendo en cuenta el buque insignia que dirige. Después de dos meses y medio de temporada, son 5 victorias, 2 empates y 3 derrotas en 10 jornadas de LaLiga. Para más inri, este sábado visita el Pizjuán y la semana que viene recibe al vecino, aunque a juzgar por el paupérrimo estado de este Real, lo de menos es el rival que esté en frente. En Champions, el panorama no es mucho más alentador: 2 victorias, un empate y 2 derrotas en 5 partidos, con 7 puntos y un 3º puesto a falta de una jornada. Todo lo que no sea ganar al Mönchengladbach hará más propicio un Madrid naranja a partir de febrero para rubor del club, papeleta hilarante donde las haya. 

En una semana cargada de minas con tres partidos a vida o muerte, urge que Zidane reaccione. Soterrar el 4-3-3 para dar cabida al 4-4-2 o a cualquier otro sistema en el que se acentúe la sala de máquinas puede ser una de las mejores noticias para un Real Madrid grogui. Hazard continúa su idilio con las lesiones, Vinícius y Asensio ni están ni se les espera y cuesta encontrar a Rodrygo en el partido si no ve portería, por lo que cargarse las bandas se entiende como una decisión inteligente a día de hoy. La aportación ofensiva de las alas del Madrid es actualmente deficitaria, y añadir gladiadores al centro del campo generará más unión y brega en un equipo que tiene que bajarse al barro y ganar en solidez. Arriba, quedarían dos puntas, que en circunstancias normales serían Benzema y Hazard. Hablan el mismo lenguaje y su capacidad de movimiento es total, por lo que permutarían sus posiciones a lo largo del partido para trastocar los esquemas de las defensas rivales. También caerían a los costados con facilidad, abarcando todo el frente de ataque. Si el Real Madrid quiere sacar músculo y Zidane desea salvar su pellejo, esta puede ser la receta.