La sombra y legado en Éder Militão

03.12.2021 20:45 de Diego Rivero Mosqueda   ver lecturas
Éder Militão (Real Madrid)
Bernabeudigital.com
Éder Militão (Real Madrid)
© foto de Federico Titone/BernabeuDigital.com

Los pasados, gloriosos todos ellos, nos muestran a través de los ojos del presente lo que fuimos y lo que tuvimos. Pese a ello, nadie ha de quedarse atrás y tiene que seguir desarrollando una corriente continuista si existieron éxitos, o, por otro lado, romper con todo y crear algo nuevo. El Real Madrid tuvo en Képler Laverán Lima Ferreira, más conocido como ‘Pepe’, el prototipo de defensa central duro, corpulento y expeditivo, un jugador que no se amedrentaba con nada y jugaba cada partido como si fuera el último. Siempre he creído que el portugués era ese complemento para Sergio Ramos y Raphael Varane, por las diferencias entre los tres y ese madridismo tan alentador que proclamaba en cada partido. Tras diez años de éxitos con sus tres Ligas de Campeones, la ‘Liga de los Records’, el doblete cosechado de la mano Zinedine Zidane… el nacido en Maceló tuvo que marcharse, y lo hizo al Beşiktaş, aunque lo importante de esta salida tuvo lugar en Oporto.

Cómo si de Carlos I a Felipe II se tratara, Éder Militão y uno de los capitanes del equipo blanco coincidieron seis meses en los dragones azules, dónde el nacionalizado portugués veló por su desarrollo, además de confirmar que el brasileño sí tenía nivel para jugar en el Santiago Bernabéu. Los dos comparten algo más allá que la posición en el campo, son físicamente extraordinarios, realizan cortes limpios y su madridismo siempre es impoluto. A la sombra al comienzo de los otros dos grandes jugadores de la zaga blanca, aprendió lo que pudo de ellos hasta erigirse como el líder de la misma en la segunda mitad de la pasada temporada.

Cuando Militão llegó por 50 millones de euros a la capital española, muchas fueron las voces críticas sobre un jugador del que ni habían visto su marcaje excepcional como lateral derecho al extremo del momento, Mohamed Salah. Actualmente, y tan solo en año y un par de meses, se ha convertido en uno de los tres mejores centrales del mundo, más allá de estados de forma. Su técnica para ser central es asombrosa, con los desplazamientos en largo perfeccionados, una zancada que le hace superar rivales y unas intercepciones magníficas debido a su conocimiento táctico, hacen de él un defensa muy complicado de superar. Él es el presente y también futuro, como el gran ‘Pepe’ lo fue en el pasado, del Real Madrid.