James, Bale y la supremacía de Zidane

23.07.2019 12:46 de David Dieguez Twitter:    Ver lecturas
© foto de J.M.Colomo
James, Bale y la supremacía de Zidane

El 11 de marzo de 2019 se confirmó la noticia que sorprendió a medio mundo, el Real Madrid había traído de vuelta a Zinedine Zidane, el hombre de las tres Copas de Europa, y la ilusión volvía con él. Por aquel entonces nos encontrábamos ante un equipo abatido, que en una semana había perdido todos los títulos por los que peleaba y se antojaba muy complicado que levantara la cabeza para disputar con dignidad las últimas jornadas de liga. Solari había descubierto grandes talentos como Reguilón o Vincícius, además de brindarle la oportunidad a un Marcos Llorente que se irguió como una de las grandes revelaciones de la cantera madridista en los últimos años. A su vez, pesos pesados de la talla de Marcelo o Isco vieron muy reducida su participación en el juego.

Así fue hasta la llegada de Zizou. Con el francés de nuevo en el banquillo, el rendimiento del equipo siguió siendo bajo, ante la desmotivación evidente por no tener nada en juego, pero todo cambió en ese vestuario. Marcelo e Isco volvieron a sentirse futbolistas, Bale comenzó a atisbar la puerta de salida, Llorente volvió a un segundo plano y Brahim adelantó a Vinícius en la carrera por convencer al francés. Terminó la temporada y llegó el verano, donde se ha comenzado a ver la condición que Zidane puso para volver, los plenos poderes. El Real Madrid es más que nunca un equipo de autor, Florentino Pérez ha hecho lo posible para traer los refuerzos que pide su entrenador, y también, muy a su pesar en algunos casos, para dar salida a jugadores de gran relevancia. Los casos de Llorente y Reguilón son especialmente llamativos. Dos canteranos que dieron un rendimiento espectacular con Solari y a los que se les ha cerrado la puerta de primeras por petición expresa. También ocurre lo mismo con Ceballos, que aunque no destacó con el argentino, sí hizo un brillante europeo y acabará saliendo igualmente. Pero los casos por excelencia son los de James y Bale. Dos jugadores que serían titulares en cualquier equipo del mundo, mediáticos como pocos y con un gran rendimiento en la entidad. Dos 'caprichos' de Florentino que se van por la puerta de atrás. Veremos si el equipo de autor funciona y los Mendy, Jovic, Militao, Hazard dan la razón a Zizou y el conjunto blanco funciona gracias a su gestión. Hasta poder comprobarlo, tendremos que confiar en las decisiones que ha ido tomando el hombre de las tres Champions a quien tanto debe el Real Madrid. Tendremos que confiar en la actual supremacía de Zinedine Zidane.