Los cambios de Zidane funcionan

06.01.2020 16:00 de Alejandro Alonso Twitter:    Ver lecturas
© foto de J.M.Colomo
Los cambios de Zidane funcionan

Apostar por las rotaciones y no 'quemar' a los jóvenes gusta en Concha Espina.

Zinedine Zidane sabe como gestionar a la perfección el vestuario del Real Madrid. Tras su vuelta ha hecho algunos cambios que han mejorado al equipo respecto a la temporada pasada. Si Solari apostaba por 'quemar' a Vinicius en los partidos grandes, el técnico francés no quiere hacerlo todavía y más teniendo en cuenta la fragilidad del joven brasileño. Al que vio preparado es a Rodrygo, que despuntó en Europa y LaLiga pero tampoco le ha colgado el cartel de indiscutible.

El debate en la portería acabó

En la portería se quedó con Courtois pese al murmullo del Bernabéu y siempre le ha defendido a pesar de los rumores que decían que él prefería a Keylor NavasAlphonse Areola también ha disputado algunos encuentros en los que se le ha visto serio (Osasuna) pero muy irregular (Granada).

Vieja guardia

Carvajal, Ramos, Marcelo, Kroos, Modric, Isco... Son solo algunos de los nombres señalados la temporada pasada por tener un mal rendimiento sobre el verde del BernabéuZidane creía en ellos mientras muchos madridistas pedían sus salidas, por lo que ellos tuvieron que ponerse el mono de trabajo y dar la razón al francés. Todos ellos están siendo claves dentro de sus roles en el equipo, aunque algunos jóvenes (Militao, Mendy, Rodrygo y Valverde) están presionando fuerte la puerta.

Una moneda con dos caras: Valverde... y Bale

Si algo hay que agradecer esta temporada a Zizou es de apostar por Fede Valverde. El 'pajarito' está siendo clave en el centro del campo blanco y se ha convertido en uno de esos jugadores que hace enloquecer el Bernabéu. La otra cara de la moneda, la cruz, es de Gareth Bale. Tras un verano en el que su cabeza estaba más fuera que dentro, el francés decidió quedarse con él debido a la falta de fichajes en la parcela ofensiva. Confiado en que lo haría mejor, no ha hecho más que apostar por él sin tener ningún beneficio ni siquiera en forma de goles