Maccabi 70-99 Real Madrid: vendaval imparable de los madridistas

Los blanco sumaron otra victoria más de una forma muy contundente, con un despliegue ofensivo en el último cuarto de lo más destacable
28.11.2023 22:26 de Diego Rivero Mosqueda   ver lecturas
Maccabi 70-99 Real Madrid: vendaval imparable de los madridistas
© foto de Iván del Dedo Martín

El Real Madrid sumó una victoria, y bastante contundente, frente al Maccabi Tel Aviv, que no fue rival para los blancos, más que en ciertos minutos del tercer cuarto. De hecho, el vendaval madridista llegó en el último periodo, con un gran Mario Hezonja, muy 'clutch' en los momentos más complicados del encuentro pero, en general, con un gran trabajo de todos los jugadores.

El inicio de encuentro no cambió mucho con respecto a los anteriores, y es que al Real Madrid le bastó con un buen uso de la zona y de Edy Tavares para poner la primera gran ventaja. Su colaboración con Facundo Campazzo también fue fundamental, y la defensa exterior de Maccabi no tuvo la más mínima oportunidad de responder. Por parte de la ofensiva local, el intercambio de canastas rápida era su forma de supervivencia, y tuvo el acierto en el primer cuarto para sostenerse en el marcador. Los blancos metieron el turbo antes del segundo cuarto, y entre el base argentino y varias acciones de Gabriel Deck, pusieron los primeros dobles digitos de diferencia. Mientras tanto, la entrada de Vincent Poirier no hizo sino que aumentar la sangría de los israelíes, que no tuvieron respuesta clara ante la ofensiva tan contundente de los madridistas.

El segundo cuarto comenzó de igual manera, con un espectáculo de Dzanan Musa de todos los colores. Tanto en entradas como en circulación de balón, sus acciones fueron muy positivas, y los macabeos hicieron un pequeño amago de despertar gracias varios tiros liberados, todo gracias a que el Real Madrid bajó un poco el ritmo de su ofensiva, aunque la ventaja siguió siendo suficiente para terminar este periodo con calma y con un +11 en el marcador. De hecho, el juego blanco no varió mucho, ya que no necesitó la pausa de los tiempos muertos para cambiar el método de Chus Mateo, que entre las rotaciones y la circulación tan rápida de balón, el ataque se sintió muy limpio.

Tras el paso por vestuarios, la primera canasta en juego de Maccabi llegó a mitad de cuarto, lo que habló muy bien de la defensa del Real Madrid, y aunque el acierto en el ataque costó mucho en llegar. Eso sí, pese a la lentitud del comienzo, los blancos cogieron ritmo poco a poco, aunque todo se rompió a falta de tres minutos para el último cuarto. Los israelíes anotaron un 11-0 de parcial, y las sensaciones cambiaron por completo, aunque Mario Hezonja, el de siempre, fue quien cerró esta sangría, y con varias acciones estelares consecutivas sumó una ventaja más que considerable a falta del último periodo, que se antojaba muy disputado.

Desde el inicio, el Real Madrid lo dejó bien claro, y la ofensiva fue mucho más clara que en la pequeña pájara que tuvieron a mitad del tercer cuarto. Asimismo, el equipo blanco sumó una renta de prácticamente 30 puntos, y todavía faltaban tres minutos. Para ensueño tuvimos la jugada entre Sergio Rodríguez y Poirier, que sumaron su conexión mágica para regalar un alleyop espectacular, y no fue el único. En cualquier caso, fue puro trámite, pues entró Hugo González para jugar esta conclusión y sumar más encuentros, pues el joven tiene una proyección espectacular. Nueva victoria en Euroliga, importante como todas las que se disputan fuera de casa, y con sensaciones muy positivas.