Benzema, el delantero 9,5

24.09.2014 12:00 de Mónica Rodríguez   Vedi letture
Benzema, el delantero 9,5

Cuentan las leyendas futbolísticas que los delanteros o marcan goles o no valen para el equipo. Sin embargo, si en tu equipo tienes a dos tíos llamados Cristiano Ronaldo y Gareth Bale, quizás esa leyenda se ahogue sobre sí misma, y podamos captar la idea de un delantero del fútbol moderno. Un delantero especial como es Karim Benzema.

El pasado martes en la Champions, los pitos de los aficionados del Santiago Bernabéu, provocados por la derrota en el derbi, cayeron sobre el bueno de Benzema, a pesar de que finalmente marcase ante el Basilea. Y para echar más leña al fuego, ante el Deportivo de la Coruña sale el ‘medasunminutoytehagodosgoles’ de ‘Chicharito’ y hace un doblete. ¡Y menudo doblete! A partir de ese momento, la efectividad condena al francés y sube al altar al mexicano. Pero tranquilidad, amigos, que en vez de debatir, hay que celebrar.

Celebrar porque tenemos dos pedazos de ’9’ de diferente calibre. ‘Chicharito’ es un killer puro, un jugador que le das un segundo y te hace un hat-trick. Por su parte, Benzema es un ‘9’ moderno. Un delantero con menos gol pero con más juego combinativo. Un delantero con una calidad estratosférica que además de goles –no tantos como el mexicano- tiene una visión de juego digna de un futbolista con un ‘10’ en la espalda. De hecho, en la selección francesa Karim utiliza ese mítico dorsal.

El francés no destaca por unas cifras goleadoras escandalosas –aún así ha superado la veintena de goles en las últimas cuatro temporadas entre todas las competiciones- pero su juego beneficia a sus compañeros, especialmente a los otros dos componentes de la ‘BBC’. Porque para goles, para cifras históricas, para pichichis y para botas de oro, ya tenemos a Cristiano Ronaldo. Benzema debe ser el ‘9’ titular porque da alternativas en ataque. Es un jugador que está entre medias de ser un futbolista con el dorsal ‘9’ y con el número ‘10’. Está entre medias de ser un delantero y ser un mediapunta. Y por eso es diferente.

Teniendo a Cristiano y a Bale, es absurdo pedir a Benzema que te haga 50 goles por temporada y que tenga una efectividad de 1,5 goles por partido. El francés con el dorsal ‘9,5’ ayuda con su juego de espaldas, con sus desmarques, con su visión de juego y con sus goles. Hace que el fútbol sea mucho más sencillo y ofrece una alternativa a Ancelotti distinta y especial. Y si el galo se atasca, no pasa nada, sacamos al mexicano que en dos segundos te marca cuatro goles y resuelto el partido. Por eso, amigos, nada de pitos, solo aplausos, que hay que celebrar los dos delanteros que defienden nuestra camiseta.