EL FIN DEL CAOS LLEGA CON UNA SONRISA

11.03.2019 19:39 de Redacción BD   Vedi letture
EL FIN DEL CAOS LLEGA CON UNA SONRISA

(de Pipe Olcina) ¿Por qué Zidane? Ilusiona y da miedo solo pensarlo. No había necesidad de volver y poner en cuestión la leyenda. Lo ha hecho por petición de Florentino y porque no sabe decirle NO al Real Madrid. Su palmarés en dos temporadas y media lo dice todo: tres Champions consecutivas, una Liga, dos Mundiales de Clubes, dos Supercopas de Europa y una Supercopa de España. Todo eso en un periplo en el que muchos le acusaron de que no tenía ni el carnet de entrenador. Con una sonrisa, flor o no flor, Zidane llegó, pintó el cielo de blanco y se fue en un acto de pura sinceridad. Cuestionaba que funcionara su propio discurso y antes de hundirse, en un acto de honradez decidió anteponer los intereses del club a los de uno propio.

Vuelve 278 días después. En un acto de puro madridismo, llega al rescate. Desde su marcha todo ha sido caos en el Real Madrid. Se fue Cristiano. Llegó mal y acabó peor Lopetegui y en el intento de repetir la fórmula con Solari, el Madrid se despeñó por la ladera en una de las semanas más tristes en la historia contemporánea del conjunto blanco. Habían muchas formas de caer, pero (casi) ninguna más trágica que la que le tocó vivir al Real Madrid con una doble derrota ante el Barcelona (Copa y Liga) y la humillación ante el Ajax en Champions. Todas en el Santiago Bernabéu.

Todos ponen en duda el porqué. Zidane vuelve para quedarse. Firma hasta 2022 incluso siendo consciente del desgaste que supone coger el timón de este transatlántico, pero Zizou, quiero creer, ha aprendido de los errores. Y Florentino también. Basta ya de que el presidente sea la voz cantante también en el área deportiva. Zizou vuelve capacitado de acometer una revolución con arreglos, sin tirar la casa abajo y por supuesto, con el derecho de ser la voz que mande sobre quién llega y quién se va. 

Los objetivos son claros: dejar al equipo en Champions, a ser posible en segunda posición. Recuperar a jugadores olvidados para la causa como Marcelo o Isco. Y empezar a preparar y sobre todo planificar la próxima temporada con un nombre por encima de todos: Eden Hazard. Con Zidane se completa el triángulo perfecto del amor. Eso sí, se aleja la vuelta de James y posiblemente la llegada de un nueve, pero el futuro de Ramos pinta blanco y con Vinícius no habrá nadie mejor para pulir detalles. El Madrid tiró la temporada en una semana, pero ha recuperado la ilusión en un segundo. Es suficiente ver sonreir a Zidane para saber que todo irá bien. Si Zidane vuelve a llevar a la gloria a este Madrid después de haber ganado tres Champions consecutivas, ese nuevo estadio, juguete del presidente, tendrá que tener una de sus gradas bajo el nombre del francés.