Jugar cada 48 horas no es ningún drama

22.03.2020 22:00 de Diego Fuentes Twitter:    Ver lecturas
© foto de J.M.Colomo
Jugar cada 48 horas no es ningún drama

En la batalla de ajedrez que es la vida misma, la crisis por la pandemia del coronavirus ha puesto a la sociedad en jaque. El fútbol se ha visto obligado a frenar en seco, y tal y como se presenta el panorama, es imposible vaticinar una fecha de regreso. De hecho, el Gobierno ha prorrogado el confinamiento por otros 15 días, y en algunos círculos coinciden en que la normalidad no llegará hasta, como pronto, el mes de mayo. No hace falta ser ningún gurú para percatarse de tan desalentadora realidad, sobre todo teniendo en cuenta que en China han acumulado semanas de aislamiento. Conviene añadir que el mundo que ahora anhelamos no llegará cuando se consiga voltear la tendencia de la curva, sino cuando se erradique por completo la enfermedad.

Teniendo en cuenta el escenario más optimista y si LaLiga soltase de nuevo amarras en el quinto mes del año, se valora la posibilidad de que hubiese que disputar partidos cada 48 horas para no comprimir en exceso el ya de por sí ralentizado calendario. Las instituciones tendrían que hacer malabares si quieren cerrar el telón allá por el 30 de junio, por lo que no quedaría otra que saltar al césped cada, mínimo, dos días.

Esta posibilidad no ha sentado nada bien a Lucas Pérez, futbolista del Alavés que irónicamente añadió que “lo que podemos hacer es jugar cada 24 horas”. Sin embargo, los reyes del balón son los que menos quejas pueden reportar. Solo tienen que quedarse en casa y en muchos casos, conservan sus altos emolumentos. A diferencia de muchas personas que perderán el empleo a causa de esta crisis, ellos solo tendrían que reducir sus días de descanso a cambio, incluso, de no entrenar. Poco pueden rebatir, cuando según un estudio, el tiempo real de juego en LaLiga está en 51 minutos 56 segundos esta temporada, siendo cada vez más bajo.

Dicen que no hay mal que por bien no venga, y si hay una lección que nos ha regalado esta devastadora e inesperada tiniebla, es que los sanitarios son nuestros verdaderos ángeles. Acumulan horas de trabajo con el consiguiente riesgo de contagiarse a ellos mismos y a sus allegados, pero lo dan absolutamente todo para que algún día se nos vuelva a dibujar una sonrisa. Deportistas, menos orgullo y más seguir el ejemplo. Si hay una línea del campo a la que fiar toda la estrategia para ganar la guerra, esa es la primera, la del personal de la sanidad de cualquier índole que sin cerrar los ojos, permanece en vigilia para salvar nuestras vidas. Valórenlo mientras sea gratis.

Gráficos del tiempo de juego real en Premier y LaLiga en las últimas campañas: