San Iker Casillas, memorias de una portería impenetrable

05.08.2020 21:00 de Javier Morales Twitter:    Ver lecturas
© foto de Matteo Gribaudi/Image Sport
San Iker Casillas, memorias de una portería impenetrable

Iker Casillas no es otro jugador de fútbol que se retira tras una carrera llena de éxito. De esos hay muchos, de todas las posiciones y épocas pero Iker es más. Iker es un emblema, la imagen que aparece en la cabeza de los aficionados al mundo del balón cuando oyen la palabra portero y la cara más madridista de aquel verano inolvidable en Sudáfrica.


Porque no se retira otro portero más, se retira el mejor de la historia. Aquel joven chaval que maravillaba al mundo con 17 años y que se encargó personalmente de hacer al Real Madrid campeón de Europa y de España tantas veces como pudo. Y no, no era bueno con los pies, ni era el más alto, ni era el mejor por arriba pero era aquel capaz de desesperar delanteros de la talla de Messi, Cristiano y especialmente Robben, quién aún debe soñar con aquel pie del Santo. Y es que Iker es ese chico madridista que, tras seguir todos los pasos con los que cualquier niño sueña, fue capaz de construir un muro en las porterías del Santiago Bernabéu, donde los aficionados sabían que con Casillas de su lado, la portería era impenetrable.


Se retira Iker Casillas, el Santo que obraba milagros en los terrenos de juego y deja el mundo de la portería mucho más vacío de fe. De aquella fe que hizo al madridismo creer en paradas imposibles y noches mágicas, donde se formaron los cimientos de la dulce época actual y donde se vivieron las noches de fútbol que todo madridista recuerda porque en todos los éxitos del club blanco donde él defendía la camiseta, fue de los más importantes.

Buena suerte Iker, tu legado y tu madridismo son eternos.