FINAL | Casademont Zaragoza 94-89 Real Madrid: nuevo desastre en la derrota frente al colista

Concluye un nuevo partido de Liga ACB con victoria de los zaragozanos tras unos cuarenta minutos dominados por los locales
06.11.2022 20:28 de Diego Rivero Mosqueda   ver lecturas
Real Madrid de Baloncesto
Real Madrid de Baloncesto
© foto de Iván del Dedo Martín

¡Final en Zaragoza! El Real Madrid perdió un partido con color zaragozano desde que comenzó el encuentro, y con razón, ya que los jugadores de Porfi Fisac, que no habían ganado ningún partido hasta el momento, pero salieron con un estado de confianza extraordinario, y lo ganaron. De cualquier manera, solo Hezonja y Musa, junto a un acertado Sergio Llull, comparecieron esta tarde, ya que fueron los únicos que, ofensivamente, pudieron desatascar lo plano de cada sistema ofensivo preparado por Chus Mateo, perdido en este partido. Algo ya común en la temporada se ha ampliado a la capital aragonesa, y es que tanto el ataque como la defensa no están preparados, y parece que lo preparado es insuficiente en comparación con la calidad técnica que posee la plantilla.

El primer cuarto comenzó con balón para Casademont Zaragoza y sus primeros puntos en el encuentro, cortesía de Hlinason, aunque Hanga respondía desde el triple tras una asistenciia de Musa. Los blancos fallaron sus siguientes tiros, también del hungaro desde fuera, Yabusele y Deck, aunque el bosnio era siempre el que creaba peligro en la defensa local. Varias pérdidas en el ataque después y con anotaciones de Ponitzka, los madridistas no podían sumar de ninguna manera, ya que la concentración era nula y la defensa local, excelente. Con Llull y Hezonja en cancha, el tempo ofensivo no cambió en absoluto, ya que el balear perdió dos balones y Cornelie falló un triple más. El pívot francés entró con desgana al partido, y no por los fallos desde el 6'75, sino por la defensa que plantó, ya que regaló cuatro puntos a los zaragozanos, mientras que estos también castigaban desde los libres, doblando en el marcador a los de Chus Mateo. Abalde, Deck y Hezonja fueron los únicos aplicados en defensa e intensidad, aunque realmente de poco servía, ya que el ataque era completamente plano y estático, algo ya común en todos los partidos del Real Madrid, encestando dos tiros libres el argentino justo cuando se iba a acabar este periodo.

El segundo asalto empezó con un triple de Supermario, que se lo buscó el solo tras un bloqueo de Tavares, aunque Jessup contestó en la siguiente jugada. El base menorquín, ofensivamente, fue de lo más potable con varias entradas y velocidad que ayudaba al juego madridista, pero los locales tuvieron un buen acierto en el tiro exterior y pusieron tierra de por medio. El sistema de ataque era muy pobre, y todos los tiros eran completamente forzados, además de que García tenía completa impunidad para defender con los brazos y las manos tocando al rival, no así Tavares u otro jugador blanco. Así pues, los de Chus solo podían sumar desde el tiro libre, ya que forzaban muchas entradas, rezando por las faltas locales. Llull, sin embargo, mostraba una constancia asombrosa en este periodo para anotar un triple más y acercar a los blancos, que estaban siendo mucho peores que los de Porfi Fisac, incluso cuando Deck entró a canasta para forzarle el 2+1 a Aday Mara, una de las sensaciones jóvenes del baloncesto actual. Sant-Roos castigaba de nuevo desde fuera, mientras que Ndiaye falló el suyo, y entendible, ya que nunca ha sido un gran tirador de tres, y no era la mejor opción para tiros abiertos, y sí lo fue el Chacho, que metió dos seguidos tras dos step-back.

Tras el paso por vestuarios, el Real Madrid volvió a fallar otro tiro, esta vez de Llull, que aún así le daba algo de velocidad al juego gracias a los bloqueos de Tavares. Pese a ello, y tras algún error del Casademont Zaragoza en ataque, Yabusele se inventó un 2+1 después de una muy buena recuparación en la lectura de pase, que también aprovechó, acortando la ventaja local. Hlinason posterizó al pívot caboverdiano, y es que la defensa madridista no cambió, y eso que el juego local era muy simple de leer, pero efectivo como ninguno. Musa intentó hacer la guerra por su cuenta en alguna posesión que otra, provocando tiros libres relativamente sencillos, y así cargar de faltas a los de Fisac, consiguiéndolo después de un gran eurostep y forzando un 2+1 clave para bajar de los -10 de diferencia. El caboverdiano se impuso algo más en defensa, pero también en ataque, anotando un mate tras fallar Yabusele un tiro de tres, aunque de nuevo, los sistemas no funcionaban, y no por ganas ni calidad de los jugadores, el problema se encontraba en otro lado. Los blancos solo se acercaban en el marcador desde el tiro libre, y es que no había tiros abiertos que lanzar, ni tampoco circulaciones de balón que ejecutar, por lo que el ataque a la zona era la opción más viable. Abalde, tras un error anterior en una puerta atrás, encestó una bombita tras el Chacho amasar prácticamente toda la posesión, mientras que en defensa Cornelie cometió una falta más que era completamente innecesaria, permitiendo al equipo local ampliar la ventaja después de un triple del acertado Jessup, con 20 puntos en su carta de anotación.

Los últimos diez minutos empezaron con un buen triple de Hezonja, que anotó los últimos cinco puntos blancos, ya fuera desde el poste o con los tiros exteriores. Tras esto, los locales anotaron otro tiro de media distancia tras segunda oportunidad, ya que nadie cogía el rebote defensivo, algo extraño de ver después de observar el quinteto de Chus, con Poirier, Cornelie y el propio croata. Vuelta a lo mismo, el encuentro estaba totalmente dominado por los jugadores de Porfi Fisac, que no llevaban ninguna victoria en Liga ACB, pero que con merecimiento se estaban llevando este partido en casa. El pívot francés, flamante fichaje blanco, no tuvo su día, cometiendo otra falta innecesaria, y es que no aportaba ni en ataque ni en defensa, ahora como '5', por lo que tuvo que ser cambiado por Tavares, que tampoco estaba teniendo su mejor noche. El sistema de juego en estos últimos compases fue el del resto de partido: forzar faltas para anotar tiros libres, pero al baloncesto no se juega así. Pese a ello, Hezonja volvía a ser, con Musa, los mejores del encuentro, anotando un triple más liberado desde la esquina, mientras que ambos conjuntos solo tiraban tiros libres con la cantidad absurda de faltas que se estaban cometiendo. 'The Splash Brates' lanzaron un contraataque de manual para que Yabusele lo finalizara con un mate a una mano, cerrando el marcador aún más, pero tras el tiempo muerto, Sant-Roos anotó un triple para cortar la sangría en ataque y poner tierra de por medio. Tavares sumó un 2+1 para no descolgarse de esta lucha de gladiadores, jugándose desde los tiros libres y la defensa en ambos conjuntos, aunque temrinó eliminado por una falta tonta que no hacía falta realizar. El partido se terminó como empezó, con Jessup castigando la nula defensa madridista con otro tiro de media distancia, mientras que los blancos se fueron de vacío al final.

El próximo partido del Real Madrid de Baloncesto será el próximo jueves a las 19:45 frente al Anadolu Efes de Euroliga en el WiZink Center.