FINAL | Maccabi Tel Aviv 76-87 Real Madrid: de Israel a Belgrado

Los blancos sacan su billete para la Final Four de la Euroliga gracias a otro gran partido
26.04.2022 22:12 de Iván del Dedo   ver lecturas
Real Madrid de baloncesto
Real Madrid de baloncesto

Después de dos partidos absolutamente brillantes en Madrid, con una victoria vital en el primer choque y una exhibición en el segundo, los de Pablo Laso han viajado a Tel Aviv para afrontar el tercer partido de los Playoffs frente al Maccabi.

Y el inicio no ha podido ser mejor para el Real Madrid. Los merengues han salido con la mente puesta en cerrar cuanto antes el pase a la Final Four y así han actuado en la primera mitad. La intensidad defensiva ha vuelto a ser un pilar fundamental, parando de nuevo a Wilbekin, que aún así ha estado mejor que en la capital española y ha sido el máximo anotador de su equipo. En ataque, la fluidez y el acierto no han caído en exceso y los de Laso han estado en ventaja desde los primeros momentos. Sobre todo, gracias a un gran Llull en el plano anotador y también como asistente, al que se han sumado Núñez, Tavares y Yabusele para ganar una ventaja de 10 puntos al descanso.

Tras el paso por vestuarios, Maccabi ha subido su rendimiento y el Madrid ha comenzado a cometer errores graves, con muchas pérdidas y un momento de calentón de Tavares que ha penalizado a los blancos. Pero este equipo es diferente al que había hace algunas semanas. Este equipo es el de temporadas anteriores. Resistiendo y defendiendo con más intensidad, los madridistas han conseguido parar la sangría e, incluso, aumentar la diferencia con una mandarina sobre la bocina de Llull.

El último cuarto ha arracando igual que ha terminado el tercero, con un Madrid más metido en el choque y gestionando a su antojo la tensión que se generaba en Maccabi, completando un parcial de 16-5 que ha disparado a los de Laso hasta el +16 gracias, en parte, a un gran rendimiento de Yabusele. Aún quedaba un empujón de los israelíes, que ha forzado al Madrid a cometer pérdidas con defensas de 2vs1. Pero Llull, de nuevo, ha solventado la situación. Aunque en esta ocasión lo ha hecho forzando una falta en ataque que ha permitido a los blancos gestionar de forma muy inteligente los últimos minutos para clasificarse a una nueva Final Four de la Euroliga