FINAL | Real Madrid 105-97 Partizán de Belgrado: 'SúperLlull' lidera una victoria a la americana

Los madridistas se reponen a un primer cuarto digno de la NBA de los serbios y se llevan una victoria importante en un partido para el recuerdo
24.11.2022 22:42 de Iván del Dedo   ver lecturas
FINAL | Real Madrid 105-97 Partizán de Belgrado: 'SúperLlull' lidera una victoria a la americana
© foto de Iván del Dedo Martín

¡Final en el WiZink Center! Con la enorme victoria en Valencia en el primer partido de los dos choques de Euroliga que ha tenido el Real Madrid de baloncesto esta semana, los de Chus Mateo han vuelto al Palacio para enfrentarse a un Partizán de Belgrado que ha llegado tras caer derrotado en Barcelona, pero que está dejando grandes imágenes en este inicio de competición. 

El partido ha comenzado con un ambiente extraordinario gracias a una muy nutrida afición visitante de Belgrado que ya dio color en Barcelona el martes y lo han vuelto a hacer hoy en Madrid. Aunque la afición del Palacio ha sido más respetuosa con sus visitantes que la del Palau. Esas cosas que diferencian a ambos clubes y que se destacan poco. Aquí, al contrario que en la ciudad condal, la seguridad no ha tenido que intervenir y ambas hinchadas han compartido cánticos.

Gracias a esto, los serbios han salido más enchufados por el aliento de su afición, más conectada de primeras que un Palacio que ha tardado en reaccionar pero lo ha hecho. ¡Y de qué manera! Al ritmo de un Musa brillante que ha metido en el partido al resto de sus compañeros, sobre todo a Tavares, muy incisivo en la pintura y anotando 10 puntos. Eso sí, en defensa, los de Chus Mateo no han podido parar el ritmo alto que ha imprimido Partizán, con una gran generación de espacios y un gran porcentaje desde el perímetro, 66% con un 8/12 en triples. También potenciado por algunos ataques caóticos de los blancos que han aprovechado los de Zeljko Obradovic para ser letales al contraataque. Menos mal que Llull se ha metido en su cabina habitual, se ha puesto la capa de 'Superman' y no ha dejado escaparse a los balcánicos, que han anotado la friolera de 40 puntos en el primer cuarto.

El guion del segundo asalto ha variado para bien para el Real Madrid, realizando un trabajo excelso en defensa, con ayudas constantes y una defensa de cambios que ha cortocircuitado a los serbios, incapaces de encontrar soluciones y encajando un un parcial de 20-2 en los primeros minutos gracias a un eléctrico Hezonja y a otra buena actuación de Poirier. ¡Cómo está el francés! Pero, sobre todo, gracias a una actuación coral brillante de los blancos, con fluidez y mucho ritmo en ataque, mientras que en defensa han punteando todos los tiros visitantes para cargar posteriormente el rebote. Empieza a notarse el trabajo en un equipo cada vez más reconocible que sabe sobreponerse a todo. Pero el equipo de Obradovic tiene una mentalidad de acero y, a pesar del excelente cuarto blanco, han sabido jugar los últimos minutos con mucha cabeza para volver a conectarse al encuentro y marcharse solo 3 puntos abajo al descanso.

Después del descanso, el duelo se ha convertido en un reparto de triples brillante, con nivel de NBA tanto por parte de Partizán como del Madrid. Y con un Llull espectacular. «Está mayor», «lleva muchos partidos en sus espaldas y tiene que dar paso a los jóvenes», «finaliza demasiadas jugadas» dicen algunos. Sí, quizá sí, no lo voy a discutir, pero no hay ni un solo jugador que emocione más estando en pista. Y eso, en Madrid, es mucho decir. Orgullo, casta, coraje, pundonor y mucho, pero que mucho, madridismo. ¡Sé eterno, Sergio! Intentar definir en estas líneas lo que ha sido el tercer cuarto es un ejercicio realmente complejo. Ha sido una oda al baloncesto digna de dos equipos del más alto nivel (que han defendido poco, eso sí) que han hecho disfrutar de lo lindo a las dos aficiones, un Palacio que ha vibrado con el acierto desde el perímetro de unos y otros. Una fiesta del baloncesto, en definitiva, que tardará un tiempo en verse de nuevo. 10 triples entre ambos equipos, que se han propuesto hacer disfrutar a todos los asistentes. 

El último asalto, al que los blancos han llegado 12 arriba, ha comenzado siendo otro festival de triples por parte de los de Chus Mateo, pero Partizán ha reaccionado gracias al apoyo de una afición que no les ha dejado de apoyar y les ha insuflado un plus de energía que los de Obradovic ya no tenían para intentar meterse en el choque. Pero aquí, al contrario que en el cuarto anterior, las defensas han cobrado importancia y los puntos han costado una vida entera, con posesiones más largas y ataques trabajados hasta la extenuación. El Madrid ha sabido, un día más, navegar en un final de cuarto que se antojaba revuelto para conseguir un triunfo de esos que se recuerdan durante mucho tiempo por el partidazo que han hechos ambos equipos y el ambiente de partido grande que ha habido en el Palacio. 

El siguiente encuentro del Real Madrid de baloncesto se disputará este próximo domingo 27 de noviembre ante el Real Betis en Liga Endesa. Se jugará a las 12:30 horas.