El Real Madrid está aún peor de lo que creía, pero Florentino no se entera

09.01.2019 15:00 de Sandro Herves Garrido Twitter:   artículo leído 1592 veces
El Real Madrid está aún peor de lo que creía, pero Florentino no se entera

El Real Madrid está peor de lo que creía hace unas semanas que estaba. Consideraba que el conjunto blanco estaba mal por una serie de factores, como la falta de gol, pero la realidad es que el juego con Solari ha ido a peor claramente. El Madrid es un equipo que se presenta en cualquier estadio y da la sensación de ser un equipo vulgar, de media tabla, tan sólo alguna individualidad de Benzema o Bale saca al equipo de apuros frente a los peores equipos de la tabla, como sucedió frente al Rayo o el Huesca.

La situación cada vez es peor. El Madrid tiene 30 puntos en 18 jornadas, una media inferior a 70 puntos para finalizar la Liga, la peor cifra en más de una década, un absoluto desastre, pero parece que a nadie le importa la situación de un club que se desinfla a pasos agigantados, mientras sus estrellas evidencian el paso de los años y los dos grandes artífices de las tres Liga de Campeones consecutivas pasean lejos del Santiago Bernabéu, especialmente Cristiano Ronaldo en Turín.

¿A qué espera Florentino? Vale, llevamos 1000 días campeones del Mundo, pero el equipo da una sensación pobre e inferior cada año. Menos puntos que el Alavés y fuera de la Champions. El único objetivo de esta plantilla a día de hoy debe ser clasificarse a la Liga de Campeones, pelear la Copa del Rey y hacer un papel aceptable en la Champions, es decir, llegar hasta donde toque un ‘gordo’. Este año no estará Cristiano para disimular las carencias del equipo. Y la única ocurrencia de la directiva o eso se intuye por los rumores es pedirle por favor al Genoa que te ceda a Piatek... por el que se pelean varios equipos italianos, lo quiere cedido, por supuesto que el club de la capital republicana va a permitir su marcha cedido, nótese la ironía. Si no hay dinero que lo digan, pero que no se rían del personal. ¡Reacciona, Florentino!