La Liga no puede ser cancelada. Debe terminar cuando sea posible

22.04.2020 17:00 de Sandro Herves Garrido Twitter:    Ver lecturas
La Liga no puede ser cancelada. Debe terminar cuando sea posible

La Liga española no puede quedar cancelada ni suspenderse como si esta temporada no hubiera sucedido. La temporada debe terminar cuando sea posible. Ya no tanto por la lucha por el título, ya que sería algo más sencillo dar la Liga por 'nula' y que ni Real Madrid ni Barcelona fueran campeones, pero la temporada no puede quedar nula ni darla por terminada sin dar la oportunidad a los equipos de luchar por otros objetivos muy importantes, como entrar en Europa o los ascensos y descensos.

La opción de dar la temporada por 'nula' es algo factible para deportes en los que no hay ni ascensos ni descensos. En este sentido, esto podría ocurrir por ejemplo en la NBA, donde las franquicias tan solo perderían la opción de luchar por el anillo o en la MLS donde no hay ascensos y descensos. Sin embargo, en la mayoría de países esto no puede suceder así. En España, concretamente, es inviable dar por concluida la Liga o nula.

Los equipos que están en descenso reclamarán que no pueden ser descendidos sin tener la oportunidad de lograr la permanencia, así como los equipos que están luchando por el ascenso tienen derecho a ganarse la plaza en La Liga la próxima temporada. Aún peor es el caso de los equipos que descenderían de Segunda A a Segunda B, de hecho, el Deportivo ya ha asegurado que si es descendido, reclamarían a los tribunales.

La Liga tiene que terminar. Es cierto, cuando sea posible, el gobierno de el 'OK' y las autoridades sanitarias lo permitan, pero es una realidad. El fútbol debe volver. Los responsables de la industria futbolística tendrán que pensar en la mejor manera para evitar cualquier riesgo, pero la situación es así. No puede haber una temporada 'nula' o cancelada tal y como está. De por sí, es obvio que el hecho de que termine a puerta cerrada supondrá un perjuicio para los equipos, tanto económico como que desvirtuará la competición, pero dadas las circunstancias, es la única alternativa posible. El fútbol es de la gente, los estadios vacíos no gustan a nadie... pero para que el fútbol vuelva a ser de los aficionados, tendrá que dar paso a un tiempo en el que tendremos que acostumbrarnos al sonido ambiente de los jugadores en el césped.