Solari, el mejor entrenador de la temporada

13.05.2019 15:00 de Alejandro Cascón Guerra Twitter:    Vedi letture
© foto de Antonello Sammarco/Image Sport
Solari, el mejor entrenador de la temporada

Ayer Míster Chip dio el dato del rendimiento de los tres entrenadores que ha tenido el Real Madrid en esta temporada. Un dato que avalaba a Santiago Hernán Solari, un hombre ya olvidado, pero que dejó varios actos de heroicidad en su corta estancia como técnico blanco. El estadista reflejó que con el argentino al frente, el Real Madrid podía haber peleado el título de liga hasta casi el final de la temporada; mientras que con Zidane, los resultados son más bien parejos a los que tuvo Julen Lopetegui. Este dato es demoledor para un Zidane que apenas ha conseguido levantar a la afición madridista, ni mucho menos a sus jugadores, los cuales caminan sin rumbo ni ambición. Para más inri, el Madrid perdió ayer en un partido lamentable, donde no había idea de juego, y lo que es peor, los mismos errores una y otra vez por parte del entrenador francés. 

Cuando Solari llegó al Madrid vio que había una serie de jugadores que no respondían a las expectativas: véase Marcelo, Varane, Kroos, Modric o Bale, y lo que decidió es pensar en el equipo. Solari puso a los que debían jugar. Es cuando se pudo descubrir a Vinicius Jr o a Reguilón, dos de los mejores jugadores de la temporada. Sin embargo, Zidane decidió volver a la apuesta de Lopetegui: poner a los que no tienen ganas o pasan de todo. Se ha vuelto a ver a Marcelo en banda, cuando el brasileño es un cúmulo de errores, un centro del campo que no ilusiona y una delantera que pide a gritos el nombre de Vinicius, o más minutos de Brahim. Pues Zidane opta por lo contrario: se carga a Ceballos, Llorente y Reguilón y vuelva a la vieja guardia, esa a la que tanto daño está haciendo al Real Madrid. 

Después de todo este tiempo, ¿no habría sido mejor mantener a Solari hasta final de temporada? Los números le avalaban y él era el que de verdad tenía en mente hacer la revolución. No se dejó engañar por ningún jugador, porque el que estaba mal se quedaba fuera del equipo. ¿Y ahora? Ahora se vuelve a la pasividad que tanto recordó a Lopetegui. Zidane, reacciona, porque de lo contrario comenzarás a perder credibilidad.