Camavinga borra la foto viral del vestuario del Real Madrid con sus gafas

El futbolista francés ha tenido que eliminar la famosa imagen en la que aparece toda la plantilla del conjunto madridista
30.11.2023 20:05 de Daniel Cayetano Twitter:    ver lecturas
Eduardo Camavinga, Real Madrid
Eduardo Camavinga, Real Madrid
© foto de Instagram: @Camavinga

Después de la victoria del Real Madrid frente al Napoli en el último duelo de Champions en el Santiago Bernabéu, Eduardo Camavinga compartió una fotografía en su perfil de Instagram que ha dado la vuelta al mundo. En ella, se veía a todos los futbolistas del conjunto blanco posando con unas gafas que el centrocampista galo sacó a relucir anoche durante el encuentro.

Tras el triunfo, el jugador francés, que sigue recuperándose de su lesión de rodilla, bajó al campo y al vestuario madridista, e hizo que todos sus compañeros se las pusieran y se dejasen fotografiar para después publicar en sus redes sociales un gracioso collage con las instantáneas de cada uno de los futbolistas del Real Madrid, luciendo sus gafas. Un gesto aparentemente inofensivo, pero que ha traído cola.

GUERRA DE MARCAS Y FOTO BORRADA

Este jueves, Camavinga ha tenido que borrar la famosa fotografía, que acumula más de 900.000 'me gustas' en Instagram, por una nueva batalla entre Nike y Adidas; tal y como señalan desde Relevo. Y es que, las gafas del jugador galo pertenecen a la empresa norteamericana, con la que está asociado, y en su imagen aparecían numerosos futbolistas patrocinados por la franquicia alemana. Entre ellos, Jude Bellingham, una de las caras más visibles de Adidas, que además posa con el premio a mejor jugador del partido. Joselu, Mendy, Militao o Alaba, que también lucen la marca germana, y otros madridistas ajenos a Nike, como Carvajal (Puma) o Rüdiger (Under Armour), también están en la foto.

Y para colmo, cabe recordar el acuerdo del Real Madrid con Adidas, valorado en 120 millones. De hecho, la empresa alemana es el principal patrocinador del club madrileño. La foto de Camavinga ha sido un trabajo de publicidad, completamente involuntario, muy rentable para Nike, pero ha generado más de un enfado en Adidas; por ello, el jugador francés ha tenido que borrar la imagen.