Klopp, sobre Van Dijk y Salah: "Los dos están realmente bien"

El entrenador del Liverpool tranquiliza a su afición de cara a la final de Champions contra el Real Madrid
15.05.2022 10:00 de Daniel Cayetano Twitter:    ver lecturas
Jürgen Klopp, Liverpool
Bernabeudigital.com
Jürgen Klopp, Liverpool
© foto de www.imagephotoagency.it

El pasado sábado, Mohamed Salah y Virgil Van Dijk hicieron saltar las alarmas del Liverpool durante la final de la FA Cup, a tan solo 14 días de la cita en París contra el Real Madrid. El primero de ellos salió del campo en el minuto 31 por unas molestias musculares y el segundo también tuvo que ser sustituido nada más empezar la prórroga tras sentir "una punzada detrás de la rodilla", tal y como confirmaba el propio futbolista neerlandés. Dos percances que tuvieron en vilo a toda a la afición red, pero que parecen haber quedado en un susto. 

Durante la rueda de prensa posterior al partido, Jürgen Klopp tranquilizó a la afición del Liverpool y desveló que ambos jugadores están bien: "Los dos están realmente bien. Todo lo que sabemos es que no es una gran cosa. El siguiente partido es el martes y es demasiado pronto. Pero creo que los dos están completamente bien", comentó el técnico del próximo rival del Real Madrid en Champions League. Asimismo, el germano destacó la labor de los fisios y señaló que mañana tendrá más información sobre el estado físico de su plantilla: "Los mejores fisioterapias están ganando partidos. Honestamente, tengo un problema porque no puedo celebrar nada porque jugamos el martes. No por la gente, sino por el equipo. Es así. Mañana tendré más información sobre el estado físico de mis jugadores".

El mensaje de Salah

Además, después de derrotar al Chelsea en los penaltis, Mohamed Salah también fue preguntado en zona mixta por si podrá llegar en buen estado físico a la final de Champions League contra el Real Madrid. Y la respuesta fue clara y muy tranquilizadora para los reds: "Por supuesto", confesó el delantero egipcio. Así pues, todo parece haber quedado en susto, y en Anfield ya respiran tranquilos.