CRÓNICA: Drama en Milán

18.05.2014 22:25 de Alejandro López   ver lecturas
CRÓNICA: Drama en Milán
© foto de Euroliga

El Madrid no ha podido alzar su novena Copa de Europa tras caer derrotado por el Maccabi (86-98). Rice trajo de cabeza a los blancos durante todo el partido. En los momentos decisivos, ni 'Chacho' ni Rudy tuvieron la fortuna de su lado. La Euroliga se escapó en la prórroga.

 

Dolorosísima derrota la que ha sufrido el Real Madrid ante el Maccabi. Los de Laso lucharon hasta el final, pero el destino no quiso que la suerte de alzarse campeón cayera del lado merengue. Los nervios y las imprecisiones sentenciaron al Madrid en la prórroga. [Narración y comentarios en directo]

Bajo el amparo de un ambiente espectacular donde las gargantas israelíes parecían auténticas tropas espartanas, arrancó la final de la Euroliga 2014. El conjunto de David Blatt saltó de inicio con Sofo y él fue el protagonista en las primeras jugadas del choque.

El Madrid sabe tapar a Big Sofo

Sin embargo, el Real Madrid planteó una defensa sensacional. Con Bourousis cerrando, en la medida de lo posible, las opciones de Sofo en la pintura y con Rudy saltando a la ayuda cada vez que el balón llegaba al gigante griego, los blancos, aunque por debajo en el marcador, aguantaban la embestida.

Rudy fue el hombre de la primera mitad junto a Felipe Reyes, ambos comandaron un parcial de 19-2 a favor de los blancos que hicieron que el Real Madrid llegara a liderar el luminoso por más de 10 puntos. Acciones increíbles del mallorquín y del cordobés callaban a la ruidosa hinchada del Maccabi, que aún tenía mucho que decir.

Sin embargo, el conjunto de Blatt no iba a vender su piel tan barata y tirando de la calidad de Rice y del ahínco de Blu lograba acercarse en el marcador hasta el punto de irse a vestuarios tan sólo dos puntos por debajo.

La igualdad se hace protagonista

El paso por vestuarios no supuso un gran cambio en el devenir del tercer periodo. Con ambos equipos tirando más de corazón que de cabeza, se iban agotando los minutos del tercer cuarto sin que ninguno de los dos equipos lograra alzarse en el marcador.

La alternancia constante en el luminoso era el principal protagonista mientras que ambos equipos se dedicaban a regalar defensas carentes de cabeza para seguir sumando. 55-53 lucía el marcador antes de entrar en un último periodo que sería de infarto.

La incertidumbre y los desbarajustes iban a continuar siendo los protagonistas del partido. De la mano de Sergio Rodríguez, el Madrid continuaba anotando más sin despegarse en el marcador. Hickman y Rice eran los que tiraban del carro de Maccabi mientras que Sofo iba a ver el desenlace del partido desde el banquillo debido a sus cinco faltas personales.

A falta de tres minutos y medio para el final del partido el Madrid mandaba en el marcador por tan solo dos puntos de ventaja. Pero esa ventaja la iba a remontar el Maccabi nuevamente, tirando de su superioridad en el rebote ofensivo, hasta 17 rebotes logró el conjunto de Blatt.

Al último minuto, tras dos acciones de mucha fortuna para el cuadro israelí, entró el Madrid cuatro puntos por debajo en el marcador, después de un parcial de 2-10. 'El Chacho’ reducía la ventaja a dos acertando desde la línea de personal, de dónde anotaría también Bourousis sus dos tiros libres para igualar el partido. El corazón del Mediolanum Forum se paraba entonces cuando Rice se levantaba desde el triple, a falta de tres segundos, para ganar. El balón salió rebotado y la prórroga entraba entonces en escena.

La prórroga sentencia al Madrid

El pánico recorría el pabellón de Il Duomo mientras que Bourousis firmaba su mejor partido de la temporada. Pero Rice iba a demostrar su calidad una y otra vez, tanto desde fuera como desde dentro, y daba una pequeña ventaja a Maccabi.

Restando menos de dos minutos y medio, el Maccabi lograba una ventaja de seis puntos. Sergio entraba en pista, pero su magia parecía haberse apagado y el Madrid no sabía lo que era anotar en juego en la prórroga. Los nervios se apoderaron de los blancos y las decisiones tomadas eran siempre desafortunadas.

Un triple de 'Chacho' ralentizaba el sufrimiento, pero el destino parecía escrito. La suerte, aderezada con el saber hacer, caía del lado israelí que acabó levantando esa Copa de Europa que parecía tener escrito el nombre de los blancos. De la manera más cruel posible puso el Real Madrid punto y final a su temporada europea. El año que viene, ante su afición, los blancos verán si a la tercera va la vencida.

 

Real Madrid 86-98 Maccabi Electra Tel-Aviv

Real Madrid: Llull (0), Rudy (15), Darden (7), Mirotic (12), Bourousis (12) -quinteto inicial- Sergio Rodríguez (21), Carroll (5), Díez (0), Slaughter (2) y Mejri (0).

Maccabi Electra Tel-Aviv: Ohayon (4), Hickman (18), Smith (15), Pnini (0), Sofo (9) -quinteto inicial- Rice (26), Ingles (0), Tyus (12) y Blu (14).

Parciales: 16-15, 19-18, 20-20, 18-20, 13-25.

Árbitros: Christodolou (GRE), Pukl (SLO) y Jovcic (SRB).

Incidencias: Partido correspondiente a la final de la Euroliga. Encuentro disputado en el Mediolanum Forum (Milán) ante 11.843 espectadores.