Real Madrid 91-58 Rio Breogán: exhibición ofensiva en el WiZink

Los madridistas no dieron opción alguna a los gallegos de luchar por el partido tras el descanso, y Dzanan Musa volvió a teñir la victoria de color blanco
03.12.2023 14:15 de Diego Rivero Mosqueda   ver lecturas
Real Madrid de Baloncesto
Real Madrid de Baloncesto
© foto de Diego Rivero Mosqueda

El Real Madrid venció en un encuentro destacado por una ofensiva muy bonita y limpia a partir del segundo cuarto, y es que el paso por vestuarios le sentó muy bien a los blancos. Carlos Alocén volvió a una titularidad con muy buenas sensaciones con el paso de los minutos, y Mario Hezonja volvió a ser clave en el caudal ofensivo, aunque también en el rebote. Dzanan Musa, por su parte, no faltó a la cita, y se consagró como el máximo anotador del partido.

Tras un emotivo minuto de silencio por el fallecimiento de Concha Velasco, socia del Real Madrid y que nunca ocultó su amor por el club, comenzó el partido frente a Río Breogán. La primera canasta fue de Erik Quintela, mientras que a los madridistas les costó penetrar en la defensa gallega durante estos primeros minutos. Por otro lado, volvió Alocén a la titularidad, y se le notó falto de ritmo, aunque lo importante era que cogiese minutos, pues su recuperación será clave para la disputa de títulos a final de temporada. Pocos puntos para ambos equipos, y no hubo ningún destacado en particular, pues la ofensiva fue muy lenta y con varios asteriscos, mientras que la defensa tampoco destacó.

El segundo cuarto comenzó con un Hezonja muy enchufado, y que desarboló la defensa gallega con una facilidad pasmosa. No solo en ataque, pues también destacó en defensa con el cierre del rebote y un robo de balón, mientras que Vincent Poirier se hizo dueño de la zona rival en el otro lado.La entrada de Musa le dio otro toque, más limpio y rápido, a la ofensiva del Real Madrid, bastante pobre hasta el momento, aunque todo se debió a la intensa actividad defensiva de los visitantes. Después de un par de acciones muy cuestionables por parte de los árbitros, los blancos despegaron en el marcador gracias al bosnio y a un Sergio Llull que se animó con un triple de los suyos. Y así se cerró este acto, con más seguridad que su comienzo.

Alocén volvió al puesto de base tras el paso por vestuarios, y consiguió una asistencia de libro gracias al posterior triple de Fabien Causeur. También un triple y una bandeja, y es que el zaragozano se encontró mucho mejor en cancha con el paso de los minutos, una gran noticia para todos.Con los árbitros buscando una cuota de protagonismo que no les correspondía, Musa se dedicó a a sumar más puntos en su cuenta, y la ventaja se cerró en los catorce puntos a favor con la mitad del cuarto por jugarse. Hezonja siguió a lo suyo también, y anotó cuatro puntos gracias a los libres que le otorgaron una falta más otra antideportiva de Justin Anderson. De hecho, esta jugada fue de siete puntos, pues el escolta francés encestó un lanzamiento exterior. Ya no eran catorce, sino 21 puntos la ventaja existente.

El último periodo comenzó con una gran jugada entre Llull y Hugo González, que se estrenó en su cuenta personal con un buen mate, a lo que le siguió un par de tiros libres anotados. Solo quedaba Ismaíla Diagne por jugar y anotar para que todos los jugadores del Real Madrid que disputasen minutos tuvieran puntos, una estadística increíble. De hecho, al momento de escribir esto, el pívot salió a cancha por Poirier, y compartió zona con John Eli Ndiaye, dos canteranos juntos. El encuentro se ralentizó, aunque el joven escolta español lanzó con acierto un triple a asistencia del menorquín, y los ánimos subieron. Y se cumplió, el joven pívot senegalés consiguió sus primeros puntos desde el tiro libre, y todos los madridistas figuraron con alguna unidad en la carta de lanzamiento. Sin mucho sucediendo en pista, el pequeño Hugo rompió en puntaje, y demostró que el minutaje que le diera Chus Mateo se lo ganó con creces. Asimismo, el encuentro terminó infinitamente mejor que como comenzó, con un equipo mucho más seguro y ofensivamente hablando, perfecto.