Gareth Bale, la historia de un legado tirado a la basura

03.09.2020 12:30 de Javier Morales Twitter:    Ver lecturas
© foto de Insidefoto/Image Sport
 Gareth Bale, la historia de un legado tirado a la basura

Gareth Bale no es un jugador cualquiera, y por eso duele. El galés vive en una guerra continua que comenzó hace dos años y que ha degradado su figura futbolística desde el cielo de Kiev hasta el banquillo del Di Stéfano.

Pero duele, claro que duele. Al madridismo le duele que un jugador como Gareth se haya puesto en su contra porque lo tenía todo para dejar un legado de esos que no se olvidan. Porque dentro de unos años vendrán nuevos jugadores, pero ya no serán el 'Nuevo Bale', porque Bale ya nos cansó. Duele que Gareth, jugador único en su especie, deje el Real Madrid de esta forma después de haber ganado todo lo ganable y haber demostrado todo lo demostrable. Porque Bale podría haber sido, sin lugar a dudas, aquel sentado a la derecha de Cristiano y Di Stéfano (siempre manteniendo las distancias con ellos), dejando un legado histórico plagado de momentos memorables y demostraciones de fuerza, potencia y velocidad a un nivel casi sobrehumano. 

Y es que Gareth Bale deja la hemeroteca madridista llena de auténticas joyas, pero también dejará en la memoria de los aficionados la sensación de ser un jugador frustrado, mercenario, y con más ganas de jugar al golf que de ocupar su puesto junto a las más célebres leyendas del Real Madrid. Y con esto no digo que sea así, porque probablemente desde nuestras casas no conozcamos gran parte de la historia, pero ésta es la imagen que él mismo se ha encargado de mostrar sobre su persona. Y Bale se marchará, a China, a la Premier o donde quiera que sea feliz, pero dejará siempre en el madridismo la sensación de lo que pudo ser y no fue por una mala cabeza. Y dejará un legado futbolísticamente casi perfecto, pero socialmente hundido, capaz de dejar en el olvido la carrera con Bartra o la Chilena en Kiev. Adios Gareth, que seas feliz lejos de Madrid, allá donde te vayan a recordar con mejor cara que en el Bernabéu.