Sergio Ramos se retirará siendo el mejor de la historia

El capitán ha sido nominado al Ballon D'Or Dream Team, que será entregado por France Football y reconocerá al mejor jugador de la historia en cada posición
07.10.2020 21:30 de Javier Morales Twitter:    Ver lecturas
© foto de Imago/Image Sport
Sergio Ramos se retirará siendo el mejor de la historia

Sergio Ramos no es un tipo común. Para nada. Es aquel jugador capaz de fallar un penalti en semifinales de Champions y redimirse a lo "Panenka" en unas de la Eurocopa apenas un mes después. Es aquel jugador capaz de anotar en dos finales de la máxima competición europea consecutivas, siendo defensa central, para a posteriori levantarlas al cielo de Madrid. Aquel jugador a quién ninguno de sus compañeros es capaz de dedicar una mala palabra dada su profesionalidad y liderazgo y aquel jugador que, con garra, con corazón y portando el brazalete,  ha colocado al Real Madrid y a la Selección Española en lo más alto del mundo del fútbol.

Y sí, será el mejor defensa central de la historia. Por su rigor táctico, su dureza, su agresividad, su juego y su gol pero no será reconocido como tal hasta que no se retire. El fútbol vive tiempos cambiantes, con jugadores cuyo talento quizás no ha existido anteriormente y no pasa nada por reconocerlo. Y sino miren a Cristiano y Messi, de quienes aún se duda si son los dos mejores de la historia simplemente porque la melancolía de muchos por el fútbol antiguo no les deja ver la realidad, que sólo por números demuestra que nos encontramos en uno de los mejores momentos de la historia de este bonito deporte.

El día que Sergio Ramos se retire, no se recordará un mejor defensa central sobre el verde, porque, tal y como muchos han reconocido, da miedo enfrentarse al '4'. El camero es duro, va con todo y a veces se pasa de frenada pero gracias a esto, se ha erigido como el pilar fundamental de un equipo que con Zidane al frente, ha conseguido logros jamás vistos anteriormente. 

Quizá no gane esta vez el trofeo que le sitúe en el lugar que merece en la historia del fútbol, pero de aquí a unos años, podremos decir con melancolía y orgullo, que vimos jugar a Sergio Ramos, y acertaremos cuando contemos a nuestros hijos o nietos, que no hubo jamás un defensa que inspirara esa seguridad a sus compañeros y ese miedo a sus rivales.