Lopetegui tan sólo es una víctima, toca señalar a otro lado

10.10.2018 16:00 de Sandro Herves Garrido Twitter:   artículo leído 671 veces
© foto de J.M.Colomo
Lopetegui tan sólo es una víctima, toca señalar a otro lado

Julen Lopetegui ya empieza a ser cuestionado en el Real Madrid y no han pasado ni dos meses desde que debutara de forma oficial en aquella Supercopa de Europa que el Madrid perdió por un error infantil de Marcelo. El técnico vasco apenas ha dispuesto de tiempo para trasladar su idea futbolística en el club blanco, tampoco ha dispuesto de los mejores recursos, pero un pinchazo contra el Levante o un resultado desastroso en el Camp Nou con casi total seguridad provocaría su despido, lo que sería un error.

Julen Lopetegui tan sólo es una víctima de las decisiones deportivas adoptadas por los dirigentes del vigente campeón de Europa este verano. El técnico vasco no tiene la culpa de que el Madrid decidiera traspasar a uno de los mejores jugadores de la historia el pasado verano y no buscara un sustituto o que tuviera que esperar hasta los últimos días del mercado para sustituir a Mayoral en el banquillo por un Mariano que tampoco le entusiasmaba. El técnico pidió varios delanteros de su gusto, pero el Madrid rechazó todas sus peticiones porque no querían invertir en gol, ni en un defensa, prácticamente en nada, tan sólo jóvenes promesas.

La realidad es que todo lo que Lopetegui pidió este verano fue rechazado por la directiva de un Madrid que desde hace unas temporadas se ha convertido en un club vendedor en lugar de un equipo que aspire a dominar el mercado, cada temporada una plantilla con menos jugadores consolidados en la élite y con más jóvenes, un error grosero en un fútbol y un mercado tan competitivo.

El entrenador es habitualmente el señalado y quien suele perder su trabajo, pero en esta ocasión los culpables son los que decidieron dejar marchar a Cristiano Ronaldo por tan sólo 100 ‘kilos’ y pensaron que con lo que había en plantilla y un fichaje barato bastaba para suplir a una leyenda. No, no bastaba, tan sólo hace falta ver los resultados y la sequía goleadora. ¿Tanto ha cambiado Florentino en estos años?