Zidane ya ha elegido portero para el próximo año. Liderazgo y felino

 de Pipe Olcina Twitter:   artículo leído 6127 veces
Zidane ya ha elegido portero para el próximo año. Liderazgo y felino

La portería del Real Madrid es desde hace años uno de los puntos flacos de la casa blanca. Desde que Mourinho se atreviera a sentar a Casillas, la polémica en la portería de Concha Espina está servida. Con el tiempo la portería se ha convertido en el punto de mira y eso que hace unos años era una guarida bien protegida, sin rumorología barata ni falsas especulaciones.

El año pasado Keylor Navas sufrió el síndrome que todos aquellos que han defendido el Madrid bajo los palos en los últimos años han sufrido. Nervios, desesperación e inseguridad son algunos de los síntomas que puede presenciar sea de la categoría que seas. Galáctico, de Móstoles o de Costa Rica. Todo portero madridista en los últimos años ha tenido que soportar el runrún del graderío. A Keylor, le criticaron, le tiraron por suelo y casi consiguen verle salir, pero el costarricense no se rinde. Su filosofía de vida está labrada en el terreno de juego. Pura vida son algo más que dos palabras. Son una meta a cumplir cada día. Del runrún a la parada decisiva en Cardiff. Keylor reconoció haber llorado a lo largo de la pretemporada, pero la confianza de Zidane fue clave para levantarse. En más de una ocasión ya lo ha reconocido, todo se lo debo a Zidane.

Ahora Zidane no quiere que se repita la historia. El técnico francés está mimando al costarricense en Los Ángeles y la mejor prueba fue el entrenamiento de este sábado. En dos ocasiones se acercó expresamente a interesarse por el portero y arroparlo. A darle un abrazo y sacarle una sonrisa. “¡Vamos, eh!”, le dijo chocándole la mano antes del partidillo. La psicología Zizou en estado puro. Será este el primer verano de Zidane con Keylor al cien por cien y el francés quiere sacarle jugo. En la gira de 2016, el tico fue casi un invitado porque aún estaba inmerso en la larga recuperación de la operación para solucionar la tendinopatía que le venía fustigando. A Keylor se le ve ágil, felino y muy metido, mandando constantemente a sus defensas. Como en el tramo final del curso pasado en el que Keylor volvió a ser Keylor. Se verá con De Gea en el amistoso de aquí unos días y lo tiene todo para demostrar quién es el portero del Madrid. ¡Larga vida para Navas!