ANÁLISIS BD - El monopolio de la FIFA y la UEFA: el Mundial de Catar, la Nations League...

Ambas organizaciones parecen haberse olvidado de todo lo que han hecho en el pasado
20.04.2021 16:00 de Redacción BD   Ver lecturas
FIFA
Bernabeudigital.com
FIFA

El fútbol tiene que vivir un cambio cuanto antes. Los jóvenes de entre 16 y 24 años están apostando por otras plataformas, por lo que dentro de algunos años podríamos ver como el deporte rey deja de serlo y la Superliga podría ser la solución que tanto necesita. Ante el desastre que se avecina, resulta muy curioso ver como algunas organizaciones como LaLiga, UEFA o la FIFA se oponen de lleno contra esta idea encabezada por los 12 equipos más prestigiosos del viejo continente. Una idea que llevan persiguiendo ambas instituciones desde hace años: generar partidos más reñidos y por ende más ingresos.

¿Qué hay de la Nations League?

Acusan a la Superliga de ser una idea macabra para hacer negocio, algo realmente llamativo. En 2018 la UEFA aprobó la llamada UEFA Nations League, una competición creada para generar audiencia entre los aficionados del mundo del fútbol con duelos más atractivos entre las selecciones más potentes. Lo cierto es que lo han conseguido, ya que en España ha aumentado el interés de los más jóvenes por este tipo de partidos. Han pasado de ver un España - Kazajistán a ver un España - Alemania, un cambio muy bueno tanto para la 'Roja' como para todos los aficionados. La Superliga también quiere hacer eso, por lo que es muy extraño que critiquen una competición que lo único que busca es hacer lo que hizo la UEFA con la Nations League

¿Perjudicar a las ligas nacionales?

La UEFA y la ECA se reunieron en 2019 para tomar algunas decisiones respecto a la Champions League. Creían que jugar entre semana no generaba la misma cantidad de ingresos que hacerlo en un sábado o un domingo, por lo que estudiaron la posibilidad de darle la vuelta al fútbol europeo. Querían que las ligas nacionales se jugasen los martes y miércoles, para así dejar hueco en los fines de semana a las competiciones europeas, idea impulsada entre otros por Aleksander Ceferín, actual presidente de la UEFA. ¿Acaso eso no afectaba a las ligas? Al final, tuvieron que recular por cierto.

En cambio, ellos señalan que la Superliga sí que afectará las ligas nacionales. ¿Pero tienen razón? De ninguna forma, pues no pretenden sustituir los partidos ligueros de los fines de semana, sino simplemente impulsar una nueva competición entre semana que no afectaría en nada al transcurso normal de los campeonatos domésticos. Además, todos los clubes irían con sus mejores jugadores a intentar ganar cada partido de liga.

Mundiales a la carta

Unos meses después de que España ganase el Mundial en Sudáfrica, la FIFA escogió las sedes de Rusia y Catar para los torneos de 2018 y 2022. Hasta ahí todo bien, aunque resultó realmente llamativo de primeras que un país con escasa tradición futbolística como Catar organizase un evento de ese calibre. Años más tarde se confirmó que algunos miembros de la FIFA fueron sobornados para llevar a cabo la edición de 2022 en Oriente Medio. Blatter, el que era presidente de la organización por aquel entonces, dimitió en 2015 por estas acusaciones y acabó siendo inhabilitado tal y como informaron varios medios entre ellos La Vanguardia. ¿Ese Mundial entonces no es negocio?

Pero esto no acaba aquí, ya que el Mundial se celebrará en diciembre de 2022 en un país que es mundialmente conocido por no respetar los derechos humanos. Además, por si fuera poco, alrededor de 6.500 obreros han perdido la vida en la construcción de los 'megaestadios' para la gran cita. La FIFA, consciente de todo lo que rodea a esta edición, ha hecho caso omiso a jugadores, entre ellos Toni Kroos, y sigue firme en su decisión de jugar el Mundial allí pase lo que pase

España, otro caso más

Tanto LaLiga como la RFEF también tienen que medir muy bien lo que dicen. De sobra es conocida la intención de la organización presidida por Javier Tebas de llevar algunos partidos a los Estados Unidos. Se hablaba de un Girona - Real Madrid y de un Girona - FC Barcelona. Ambos encuentros se tenían que celebrar en perjuicio de los catalanes, ya que su afición no les podía ver jugar ante equipos de talla mundial en su propio estadio, y todo por hacer negocio. Esta idea con la Superliga es casi impensable, ya que las ligas europeas no cambiarían en ningún aspecto. 

Por otro lado, la organización presidida por Luis Rubiales llevó la Supercopa de España a Arabia Saudí, un país que tampoco respeta los derechos humanos y que ni siquiera deja a las mujeres entrar en los estadios de fútbol. La excusa, según palabras del propio presidente de la Federación Española, es sacar "30 millones de euros" para hacer que el "fútbol español mejor en todos los aspectos". 

Esto no es más que el comienzo de unas largas negociaciones entre los 12 clubes europeos y las diferentes organizaciones futbolísticas, las cuales no pueden dar ninguna lección de ética y transparencia.