As, Jesús Gallego: “Deschamps ha confiado el equilibrio de su equipo a Tchouaméni”

El periodista se deshace en elogios hacia el crecimiento experimentado por el centrocampista francés en el Real Madrid y en Francia
28.11.2022 22:30 de Javier Rubiano Twitter:    ver lecturas
Aurelien Tchouaméni, Francia
Bernabeudigital.com
Aurelien Tchouaméni, Francia
© foto de Matteo Gribaudi/Image Sport

El periodista Jesús Gallego ensalza la figura de Aurelien Tchouaméni en el diario AS. El centrocampista del Real Madrid no ha tardado en disipar las dudas que suscitaron los 80 millones de euros abonados este verano al AS Monaco y ya se ha convertido en un titular indiscutible tanto para Ancelotti como para Didier Deschamps en la selección de Francia.

"Los amantes de la estadística y la inteligencia artificial llevaban tiempo hablando de un chaval del Mónaco que encabezaba todas las clasificaciones de balones recuperados del continente, muy por encima de los supuestos líderes en esa posición, pero cuando Aurelien fichó por el Madrid llegó de verdad el momento de demostrar su valía", comienza explicando Gallego.

SUSTITUTO DE CASEMIRO

Asimismo, el periodista no considera que la venta de Casemiro supusiese mayor presión para Tchouaméni: "La salida de Casemiro aceleró su exposición y acortó el tiempo de adaptación que todo joven necesita para hacerse un hueco en una plantilla de máximo nivel. En cuatro meses no sólo se ha convertido en titular en el equipo blanco sino que ha dado un paso adelante en el escalafón de la selección francesa, donde ha pasado de meritorio a indiscutible. En el esquema de la campeona del mundo, Deschamps ha confiado el equilibrio de su equipo a Tchouaméni, que a sus 22 años es el más joven de los titulares, ocupando además un puesto de máxima responsabilidad debido a la gran cantidad de jugadores ofensivos que hay en el once galo", señala Jesús Gallego.

"Pero, además de esa labor de escoba por todo el campo, se está viendo su importancia en la salida de balón, faceta en la que ha mejorado notablemente, quizás aprendiendo de dos maestros como Kroos y Modric. Su pase descargando la jugada con el exterior de su pie derecho en el inicio del primer gol de Mbappé a Dinamarca llevaba el sello del croata. En los dos partidos que lleva jugados en el Mundial ha completado 139 pases buenos por sólo 4 fallidos, convirtiéndose en indispensable en el funcionamiento de los azules. De su tremendo físico no hay duda, le va a dar de sobra si Francia llega a la final y más allá", sentencia Gallego.