El Madrid y Zidane quieren hacer en invierno lo que no han hecho en verano

03.10.2019 10:44 de Diego Fuentes Twitter:    Ver lecturas
© foto de Imago/Image Sport
El Madrid y Zidane quieren hacer en invierno lo que no han hecho en verano

'No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy', reza una sabia máxima popular. El Real Madrid no parece conocerla, o no al menos en los últimos veranos. Cuando parecía que en el último mercado de fichajes hacía ademán de seguirla al pie de la letra (todos los fichajes salvo Areola llegaron en junio), el resto del periodo estival evidenció a un Madrid débil, acongojado y aturdido en el mercado

Dicen que en las derrotas también se gana, y ello se debe a la cota de aprendizaje que se obtiene de los errores para no reiterarlos en el futuro, pero no es menos cierto que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Tras varios años con el mismo eje en la medular, comandada por Casemiro, Kroos y Modric, la temporada 18/19 en la que el club blanco se estrelló de sobremanera no invitó a la reflexión en el seno de la entidad. Una remodelación o al menos una reforma que dosificase a estos futbolistas (sobre todo al de Zadar) era cuestión de Estado, pero Zidane y el club prefirieron desprenderse de activos como Ceballos o Llorente. Ello unido a las lesiones de Asensio, Isco, Valverde y Modric dejaron a James, con quien no se contaba meses atrás, como única alternativa para ser el compañero del brasileño y el germano. Ahora, en lo que paulatinamente se vacía la enfermería, está por ver si Zidane sigue confiando en el de Cúcuta o solo el impulso de verse sin activos le llevó a redimir al colombiano. Por ahora, no le ha dado focos desde las vueltas de Valverde y Modric, siendo de los mejores en estado de forma de la plantilla. Otro pecado capital.

No llegaron Eriksen ni tampoco Van de Beek. El Madrid quiso volver a demostrar allá por agosto la tenacidad que le caracterizó en junio y que despertó la ilusión, pero Zidane seguía y seguía obstinado en Pogba. Si no reclutaba al francés, le bastaba con lo que tenía en plantilla, lo que sonaba a pataleta infantil y a contradicción después de ser él mismo quien anunció cambios profusos en la plantilla cuando regresó allá por marzo con la vitola de 'Mesías'. Ahora, ni un mes después de la clausura del mercado veraniego, el Real Madrid se plantea acudir al mercado invernal para alistar futbolistas que tuvo en su mano hace escasas fechas. Eriksen finaliza contrato con el Tottenham en junio y su deseo por abandonar Londres suponían dos factores que convertían al de Middelfart en una suculenta y asequible compra, hambriento de títulos tras rozar la Champions en la final de Madrid. Por Van de Beek, el Ajax se dibujaba como un socio eficaz que no pondría excesivas trabas a una negociación cosechada por la vía rápida, pero ahora puede que sea al Madrid al que se le haya pasado el tren del jugoso neerlandés. Ni que decir tiene la trupé de cedidos, quienes como Odegaard sonríen cada fin de semana mientras que los blancos siembran más dudas que certezas. Y quizá, cuando recurra al históricamente denostado mercado de enero, ya sea demasiado tarde para enderezar una temporada en la que a día de hoy se antoja complicado imaginar al Real Madrid a la vanguardia de los títulos.