El Real Madrid puede hacerle el mejor regalo a su vecino

18.07.2020 18:27 de Diego Fuentes Twitter:    Ver lecturas
© foto de J.M.Colomo
El Real Madrid puede hacerle el mejor regalo a su vecino

Existe una panoplia muy diferente de habitantes contiguos. Con unos vecinos se mantiene un pulso eterno que simboliza una rivalidad histórica, mientras que con otros se respira un ambiente amigable que favorece una simbiosis entre los dos clubes. Contra uno de los que se sitúan en este último y selecto grupo despedirá LaLiga el Real Madrid. Con el título ya en buchaca, los blancos se verán envueltos en la refriega del descenso, y dictarán sentencia de cara al último puesto que queda por adjudicarse. Leganés o Celta jugarán, más que al fútbol, a la ruleta rusa, y a quien le toque la bala vivirá la amarga desgracia de perder la categoría. Los gallegos son 17º con 36 puntos, solo uno más (35) que unos madrileños que han alcanzado una velocidad punta ejemplar para sumar 10 de los últimos 12 puntos, algunos de ellos ante rivales de enjundia que luchan por ser mochileros por Europa, como Valencia o Athletic

Para obrar el milagro, los pepineros de Javier Aguirre, con la batalla individual perdida, necesitan ganar al Real Madrid y que el Celta no haga lo propio a domicilio en Cornellà. Los catalanes, luego de una temporada aciaga, se irán a la liga de plata siendo líderes del furgón de cola, pero pueden irse acompañados de los olívicos si les toman como rehenes y, por puro orgullo, son capaces de despedir la temporada en casa sin hincar rodilla. La empresa es complicada para los de Butarque. No dependen de sí mismos y necesitarán una carambola, aunque no es una utopía. Espanyol y Real Madrid se juegan poco más que el honor y ahí los de Vigo tienen las de ganar, pero si el Real decide levantar el pie del acelerador y no fustigar al vecino y a los olívicos les tiemblan las piernas en Barcelona al verse en la cornisa, el 'Vasco Aguirre' y los suyos pueden cantar bingo sobre la bocina. Pase lo que pase, será a todas luces una despedida apasionante. Si el Lega consigue coger el último tren, el regusto será aún más dulce después de una temporada cruenta, con una deficiente reestructuración tras perder a En-Nesyri y después de la canallada de Braithwaite. Sin sus dos principales argumentos, han llegado vivos al capítulo final, y el Madrid todavía puede prestarles un servicio más fundamental que la cesión de Óscar.