El mercado de fichajes del Real Madrid ha sido todo un éxito

Florentino sí que es un buen empresario y no le ha temblado la mano en vender a jugadores queridos por la afición, pero necesarios para salvar las cuentas; Bartomeu, no.
06.10.2020 21:20 de Alejandro Cascón Guerra Twitter:    Ver lecturas
© foto de J.M.Colomo
El mercado de fichajes del Real Madrid ha sido todo un éxito

No hay dudas. El mercado de fichajes del Real Madrid ha sido todo un éxito para los blancos. En los tiempos que corren, hoy más que nunca es importante saber que no puedes gastar lo que no tienes. Y así lo ha entendido Florentino y resto de directiva. Bravo por ellos y bendición por los socios del club. El Madrid no solo no ha gastado nada, sino que encima ha logrado recuperar en ventas más de 100 millones de euros, lo que ha llevado a presentar un superávit en las cuentas de 300.000 euros. Las buenas noticias han sido las complicadas salidas de James (25 millones) y Bale (cedido toda la temporada y el Tottenham paga su alta ficha). Todo ello sin perder dinero. 

En la otra cara de la moneda está el Barcelona y su desastroso mercado. Los azulgrana iban a fichar a Lautaro, Neymar, Depay o Eric García, entre otros. Al final solo ha llegado un lateral, Dest, después de pagar 25 kilos al Ajax, por un jugador que solo ha militado una temporada en el primer nivel del fútbol en Países Bajos, si es que eso se le puede llamar primer nivel, claro. Pensaron que podían reconstruir el equipo en tiempos de crisis económica, pero todo lo contrario, han tenido que vender a pesos pesados, mejor dicho, los han regalado. Suárez al Atlético, Rakitic al Sevilla y Rafihna al PSG. Jugadores top que se marchan de Can Barça sin dejar un euro en las arcas. Un desastre total. Para colmo han presentado un déficit de casi 100 millones de euros. 

En los tiempos de crisis es cuando uno se da cuenta de si es un buen gestor para su empresa o de lo contrario un mano rota. Bartomeu ha demostrado que no sabe llevar un equipo, lo ha arruinado y no tiene dinero para hacer una nueva plantilla, con lo que conlleva deportivamente para una entidad de importancia como es el Barcelona. En cambio, Florentino sí que es un buen empresario y no le ha temblado la mano en vender a jugadores queridos por la afición como Achraf o Reguilón, pero necesarios para salvar las cuentas de la entidad de Chamartín. No lo sabremos, pero quizá en 2021 cambie la película y será entonces cuando el Real Madrid dé el golpe final en el mercado, mientras el Barcelona seguirá perdido y rozando la mediocridad.