El Real Madrid no podría permitir la continuidad de un jugador con una actitud como la de Messi

05.09.2020 21:12 de Sandro Herves Garrido Twitter:    Ver lecturas
© foto de Getty/Uefa/Image Sport
El Real Madrid no podría permitir la continuidad de un jugador con una actitud como la de Messi

¿Se imaginan que habría ocurrido si un 'crack' del Real Madrid hubiera liado la que ha liado Lionel Messi en los últimos diez días para finalmente quedarse en el FC Barcelona? Todo apunta a que el argentino terminará marchándose gratis el próximo año y que sólo seguirá en el conjunto azulgrana debido a la falta de acuerdo entre el club culé y el Barça, ya que ha recordado que quiere ser feliz en sus últimos años de contrato.

Sin embargo, a la noticia de que seguirá en el Barcelona le acompañó una declaración de intenciones, con fuertes críticas hacia el presidente Bartomeu, dejando a las claras que en el conjunto azulgrana los que mandan son los jugadores.

En el Real Madrid no podría permitirse algo así. Florentino Pérez, presidente del club nunca permitiría que un futbolista, un simple empleado del club le tildara de todos los calificativos que acusó el jugador a su homólogo en el FC Barcelona. Al margen de que el Madrid pueda equivocarse en aspectos deportivos como la decisión de no hacer fichajes esta temporada, en una plantilla que habría que haber reforzado, hay algo que es evidente. El Madrid tiene un proyecto, fundamentado en la proyección de jóvenes talentos como Odegaard, mientras el Barça cada año cambia de entrenador, realiza importantes inversiones, en búsqueda de un impacto que les sirvió para lograr una temporada en blanco.

Los últimos dos jugadores que pudieron abandonar la entidad fueron Sergio Ramos y Cristiano Ronaldo. El portugués terminó siendo, cuando ya no quería seguir, por una cifra de 100 'kilos' en caja. Por otro lado, Ramos siguió en el club, pero tuvo que dar una rueda de prensa para explicar lo que había ocurrido. En Barcelona pretenden que Messi se quede sin dar más explicaciones que una simple entrevista grabada, con preguntas pactadas. Es la diferencia en la gestión.