La salida de Cristiano, un capricho que destruyó al Madrid y disminuyó a Ronaldo

17.04.2019 08:30 de Sandro Herves Garrido Twitter:    Vedi letture
© foto de Matteo Gribaudi/Image Sport
La salida de Cristiano, un capricho que destruyó al Madrid y disminuyó a Ronaldo

La salida de Cristiano Ronaldo fue un error que perjudicó a ambas partes, tanto al Real Madrid como al propio Cristiano Ronaldo. La eliminación anoche de la Juventus a manos del Ajax tan sólo certificó lo que ya se sabía. El portugués cumplió su pataleta el pasado verano de marcharse de un equipo en el que aspiraba a ganar todos los títulos, especialmente la Copa de Europa, donde ya había reinado cuatro veces en los últimos cinco años para marcharse a un equipo que dominaba en Italia, sí, pero que lleva décadas sin ganar una Champions y que está lejos en todas las líneas del nivel del Madrid, especialmente en el centro del campo y la portería.

El capricho de Cristiano, también culpa de Florentino Pérez por ser incapaz de llegar a un acuerdo con la gran leyenda del Real Madrid, terminó por perjudicar a ambos. Ni la Juventus es tan grande como el Madrid, ni el Madrid es tan grande sin un futbolista de la magnitud de Cristiano. Una temporada ha bastado para que se pueda comprobar este hecho. Una temporada horrible del Madrid, que terminará sin ningún título y con una gran crispación social en el madridismo, con el temor de ver al Barça levantando otro triplete.

Mientras que en Turín, las cosas no han ido mucho mejor. El cuadro bianconero se llevará la Serie A, que ha dominado con mano de hierro, gracias a las cifras goleadoras de Cristiano, pero cayó eliminado de la Coppa ante el Atalanta por un 3-0 mientras que tampoco ha sido capaz de superar los cuartos de la temporada pasada, cayendo en la misma estación esta temporada.

Al final, parece que el único beneficiado de la caprichosa decisión del luso ha sido el Barcelona, que vio como su gran rival se empequeñecía mientras que el gran futbolista que le arrebató los títulos en las últimas temporadas se marchaba a jugar a un equipo de menor nivel en el fútbol internacional. La Juve es un gran equipo, pero no es el Madrid, Cristiano lo descubrió anoche.