Sin completar La Liga, no hay campeón. No puede volver sin normalidad en España

18.03.2020 16:00 de Sandro Herves Garrido Twitter:    Ver lecturas
© foto de Antonello Sammarco/Image Sport
Sin completar La Liga, no hay campeón. No puede volver sin normalidad en España

La Liga no puede volver si no hay normalidad en España. Pese a la situación actual en nuestro país, donde cada día están muriendo más de 100 personas a causa de una pandemia global que ha golpeado duramente en nuestra tierra, el fútbol es lo último en lo que habría que pensar en estos momentos. No resulta nada creíble las palabras de los responsables del fútbol en nuestro país que aseguran que el fútbol regresará en semanas, marcando fechas que no son realistas.

A día de hoy nadie puede garantizar que este confinamiento, un encierro en toda regla para salvaguardar la seguridad de los ciudadanos, entre ellos los deportistas, no vaya a durar un par de meses, mismo tiempo que tardó toda una potencia como China en controlar la situación. Mientras no se haga vida con normalidad, el fútbol no puede regresar.

Tanto Tebas como Rubiales tienen que ser conscientes de que los deportistas son personas y que pueden caer enfermas en cualquier momento, así como los entrenadores o miembros del cuerpo técnico, o algún máximo responsable de los clubes. La opción que se contempla como más probable es 'acabar La Liga, como sea', aunque sea a puerta cerrada. El fútbol sin aficionados no tiene sentido. Jugar cuando está muriendo mucha gente tampoco.

Hasta que la pandemia no acabe nadie puede pensar en que el deporte vuelva. Tampoco habrá campeón si esta temporada no acaba. La Liga no se gana en 27 jornadas como sugerían desde Barcelona, sino en 38. Y después de este parón, que apunta a ser largo, los equipos tendrán que tener un tiempo para recuperarse, ya que no es lo mismo regresar en varios amistosos que jugar partidos oficiales después de meses sin entrenar. El Real Madrid volverá, pero cuando la vida vuelva a ser normal. Cuando todo esto pase. Mientras tanto, lo importante no es el fútbol sino la salud.